Habló Claudio, el marido de Griselda Lassala: «Esto va a quedar así, lo van a cajonear y no va a haber justicia”

0
Compartir

El marido de Griselda Lassala, la enfermera asesinada de un balazo en el pecho al quedar en medio de un tiroteo en el barrio de Villa Angélica de Florencio Varela, se mostró resignado y remarcó que espera que por el hecho no haya justicia. «Esto queda cajoneado, va a quedar así y ya está», dijo.

Claudio recordó a su esposa como una mujer «buenísima, que no jodía a nadie y a las 4 de la mañana se levantaba para ir a laburar». Y, acongojado, lamentó: «No es justo, arruinaron a mi familia, arruinaron a mi hijo, arruinaron a todos. Ahora no me la devuelve a nadie a mi señora, y a mi hijo tampoco le devuelve nadie la madre».
La enfermera estaba acompañada de un empleado de seguridad que también resultó herido en el tiroteo. Como los horarios laborales de ambos vecinos coincidían, todas las mañanas iban juntos a tomar el colectivo de la línea 148. Caminaban unas ocho cuadras hasta llegar a la parada.
Claudio contó al canal TN que cuando la víctima advirtió que «se estaban tiroteando, el muchacho que iba con ella se tiró al piso y ella cruzó enfrente y se cruzó en la línea de fuego».
«Es un riesgo salir a ganarte el mango. Mi hermana iba a cumplir con su trabajo. No se puede creer que haya quedado entre medio de estos delincuentes que terminan con la vida de una mujer inocente, buena, laburadora, que deja una familia», dijo Alberto, hermano de Griselda.
Y agregó: «Así no se puede continuar más. Todos los vecinos que salen a la madrugada tienen miedo. Tiene que estar la Policía para brindar seguridad. Quizás ahora vamos a ver unos patrulleros dando vuelta pero después va a volver todo a lo mismo. Es muy triste a lo que nos acostumbramos».
Por su lado, Vanesa, hermana de la enfermera asesinada, dijo que no piensan irse del barrio. «Vivimos hace más de 40 años acá, pero mudarse no es la solución. No nos vamos a ir».
Tras el tiroteo, los participantes del enfrentamiento armado escaparon, a excepción de uno que fue detenido por la Policía a unos 150 metros del lugar donde Lassala fue baleada, en las calles Islas Orcadas y Arrecifes. El arrestado, un hombre de 36 años, recibió un balazo en la zona lumbar y se encuentra internado fuera de peligro en el Hospital Mi Pueblo.
«Ahora lo tienen preso pero después va a volver a salir y la vida de mi hermana ya no la tenemos más», lamentó Alberto.
La investigación del caso está en manos de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 5 de Florencio Varela, que dirige el fiscal Hernán Bustos Rivas. Efectivos de la DDI de Quilmes y de la Estación Departamental de Policía de AMBA Sur 1 trabajaron en la escena de la balacera y secuestraron allí un arma de fuego calibre 9 milímetros y 18 proyectiles.
El viernes por la tarde vecinos se reunieron en la puerta de la casa de la víctima para reclamar justicia. «Era una persona buenísima, era la enfermera del barrio. Si había que tomar la presión, aplicar una inyección o alguna otra cosa, ella siempre estaba predispuesta para los vecinos», contó Alberto desde el lugar.
En tanto, desde el hospital donde trabajaba la víctima la despidieron con un mensaje en redes sociales: «Con profunda tristeza informamos el fallecimiento de la enfermera Griselda Lassala, querida compañera que se desempeñaba en el Servicio Santa Rosa de nuestro hospital. Nuestro acompañamiento a sus familiares y amigos».
Mientras se aguardaban novedades de la investigación, el viudo expresó su resignación: «Acá no hay justicia, porque esto queda cajoneado. Esto va a quedar así y ya está. Una vida menos, una vida inocente, trabajadora».
Griselda fue sepultada el sabado en el Cementerio Municipal de Florencio Varela.

Comentarios

comments

Compartir