“Hasta el cielo…”

13
0
Compartir

[Por Rodolfo José Bernat]

Fueron miles, sin embargo la fría señalización de un número, no tiene ningún valor referencial, ni puede siquiera evaluar el profundo dolor de todo un pueblo, ante el cobarde y salvaje acto de ataque a una mujer. Fueron miles, y como en los momentos más dramáticos de nuestra historia, la Plaza de Mayo las cobijo y les dio el espacio necesario, para que sus consignas resonaran en todo el planeta: “NI UNA MENOS Y VIVAS LAS QUEREMOS”, y bajo un cielo de paraguas que enjugaban las lágrimas del cielo, miles de mujeres hicieron oír su grito de protesta, por el incomprensible y cobarde asesinato y violación de Lucía Pérez, de Mar del Plata, que sufrió hasta morir, la mas degradante y salvaje humillación.

¿Es que un asesino-violador, no tiene conciencia que le debe su propia vida a una mujer? Estas acciones de depravados, no tienen explicaciones ni ningún tipo de justificativo y lo único que hacen, es degradarnos como seres humanos, no solo a los que cometen estos actos incalificables, sino a todos los que convivimos en una misma sociedad, dentro de la cual nacen, crecen y se desarrollan estos engendros malignos, que causan tanto dolor, rabia e indignación, que nos trasladan a la frontera misma de perder la seguridad de donde termina “el bien” y donde comienza “el mal”.

Los medios periodísticos, nos informan que durante estos 10 meses, hubo 226 asesinatos de mujeres por violencia de género y qué el teléfono de denuncias (el 144) recibe cada 18 segundos un llamado de auxilio.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, reiteró el compromiso de este gobierno de trabajar “para prevenir y erradicar la “violencia de género” y resaltar la importancia de aprender y convivir respetando la diversidad.”

También la ministra de la Corte Suprema de Justicia, Elena Highton de Nolasco manifestó que: “El registro de Femicidio no solo crece y son cada vez mas cruentos. Una mujer por día muere por violencia de género. Los casos de Femicidio no pueden aceptarse, no hay excusa para la violencia de género, la Corte está invirtiendo mucho dinero para resolver estos casos y queremos resultados.” Y agregó: “Hubo 19 femicidios en 17 días, más de uno por día, esta cifra nos mueve a repensar todo ante una cultura que sigue siendo machista.”

Sin embargo, casi pegado al “miércoles negro”, nuevas historias trágicas, se sucedieron en nuestro país.

En Tucumán, Viviana Vásquez, fue rociada con alcohol por su pareja y le prendió fuego
Provocándole gravísimas quemaduras. Mientras que el día anterior, en la misma provincia, fue asesinada de dos puñaladas, Claudia Emperatriz Lizárraga, por su marido Victor Hugo Argañaraz.

En Mendoza, un nuevo Femicidio sacudió a la ciudad. La víctima esta vez fue Deslinda Tropán, quien fue golpeada salvajemente por su hermano, Victor Fabián. La terrible golpiza le produjo diferentes traumatismos, que terminaron ocasionando su muerte.
La consigna de “NI UNA MENOS”, traspaso las fronteras de nuestro país. En total las movilizaciones, abarcaron a 150 ciudades del país y el mundo.

Del otro lado del Océano Atlántico, en Madrid, España, también el Femicidio de Lucía Pérez, la joven de 16 años que fue drogada, violada y muerta, provocó en aquel país junto al reclamo de “NI UNA MENOS”, que se levantaran carteles alusivos con su nombre, repudiando los femicidios.

También se realizaron marchas en Francia, Estados Unidos, Perú, Ecuador, Uruguay, Chile, México, Nicaragua, Paraguay, Bolivia, Honduras y Costa Rica entre otros.

Mónica Cid, es la madre de Micaela Ortega, una niña de 12 años, que fuera asesinada en abril de 2016, por un hombre que la engaño a través de Facebook, al hacerse pasar por un chico de su edad.

Su asesino se llama Jonathan Luna, quien aprovechando una salida transitoria, de la cárcel donde se hallaba preso, se fugó. Llevaba un año y medio “con paradero desconocido”, cuando cometió el crimen de Micaela. Ahora esta con “prisión preventiva” a la espera del juicio pertinente.

Mónica Cid, pidió a toda la sociedad argentina para que el “miércoles negro”, salgan todos a las calles, para sumarse a la protesta con las consignas de “NI UNA MENOS” y “BASTA”, para evitar que se cometan nuevos femicidios. Pero también exige de las autoridades, un profundo cambio “educativo y el cumplimiento de las leyes ya existentes para frenar estos delitos, que el pasado 2015, se cobro la vida de 235 mujeres, según informa el Registro Nacional de Femicidio.

Manifiesta Mónica Cid: “Si mi hija hubiese tenido una sola clase de “grooming (ciberacoso), quizás aún estaría viva”, se lamenta la madre de Micaela desde Bahía Blanca.

Los investigadores descubrieron que Luna tenía varios perfiles de Facebook abiertos y chateaba con varias menores a la vez. Durante sus conversaciones con Micaela, el asesino le decía que era “su mejor amigo” y logró convencerla de que un supuesto “tío suyo la iría a buscar y la llevaría a su casa”. El diálogo pasó desapercibido para sus padres porqué no se realizó desde la cuenta oficial de la menor -que estaba supervisada- sino desde otra falsa que se había abierto.

Cid sostiene que en esta ciudad bonaerense, situada a 650 Kms. al sur de Buenos Aires, hay un gran desconocimiento entre los niños y adolecentes sobre como detectar a ciber acosadores y denunciarlos y faltan medios en la Justicia también para enfrentarlos. “Hay un solo fiscal que investiga delitos de grooming y esta desbordado. Las semanas de búsqueda de su hija fueron cinco, y terminaron con el peor final, su cuerpo fue hallado en un descampado de las afueras de la ciudad. La autopsia reveló, que fue estrangulada con una remera y con golpes en la cabeza. No existían signos de haber sido abusada. “Lo intento y como no lo consiguió, la mato”, dice la madre de Micaela. En la casa de Luna hallaron la chaqueta que llevaba la menor el día que se fue de su hogar y su celular. El juez de la causa le dicto la “prisión preventiva”.

En cambio Catarina Carvalhes, madre de la argentina – brasilera, Suhene Carvalhes Muñoz, de 26 años, no tuvo la misma suerte. El único sospechoso en la causa abierta por la muerte de su hija, Damián Loketec -quien en ese momento era su novio- esta libre. “Si fuese alguien pobre estaría preso. Pero como tiene plata se fugó a Israel. La impunidad en Argentina es tremenda”, denuncia Catarina.

El 18 de julio de 2014, Suhene y Damián salieron cenar, Se habían conocido en las oficinas de IBM en Buenos Aires, donde ambos trabajaban desde hace tres años atrás y desde hace seis meses convivían en un departamento del acomodado barrio porteño de Belgrano. Tenían fecha para casarse en diciembre.

Esa noche al regresar a su casa, pelearon. Los gritos se convirtieron en golpes y un feroz intento de estrangulamiento. Suhene logró salir de allí y fue a denunciarlo a la comisaría, donde la encontraron su madre y su hermano, toda golpeada y sin haber recibido atención médica”, según relata su madre. Los golpes sufridos aquella noche se convirtieron en intensos y cada vez más constantes dolores de cabeza, hasta que en agosto fue internada en terapia intermedia por “Trombosis vascular con hidrocefalia de carácter traumático”, causada por la “paliza”. Nunca logró recuperarse y en 2015 falleció. Dice su madre: “Nunca sospeche nada. Yo me separe por violencia de género y pensaba que mi hija sabría detectarlo” afirma Catarina.

La causa de Suhene, esta caratulada como “Lesiones agravadas”, en el juzgado de instrucción a cargo de Susana Mabel Castañera de Emiliozzi, pero la familia denunció que esta paralizada. Catarina y su familia, aseguran que “hubo sobornos” y agrego que en su oportunidad pidieron a la jueza emitiese una orden prohibiendo la salida del país del encausado, a lo cual el Juzgado accedió, pero que nunca se hizo efectiva, motivo por el cual Damián, pudo abandonar el país. Con respecto a la actual lucha Catarina manifiesta: “Creo que las mujeres en Argentina, tenemos que unirnos y trabajar día a día, para educar a los hijos sin machismo. Hay que romper con la formación patriarcal y machista, dejar de hacer chistes que siempre humillan y desprecian a la mujer para construir otra sociedad. Si tengo que ir a la plaza todos los días para que no haya mas muertas yo voy.” No se equivoco; miles y miles de personas la acompañaron el “miércoles negro”. Según datos de organizaciones sociales, solo en este octubre, se contabilizaron 19 femicidios en el ámbito nacional, lo que eleva a 226 la cifra de femicidios 2016.

Llueve sobre Buenos Aires, pero esto solo acrecienta en todas las gargantas el firme y mismo reclamo; “NI UNA MAS”.

Bajo este cielo lluvioso y el techo de paraguas, recuerdo una frase de Ernest Hemingway,
“Cuando las lluvias frías persistían y mataban la primavera, era como si una persona joven, muriera sin razón”

Comentarios

comments

Compartir