Hicieron la denuncia en Slip: 20 agentes de la Policía Bonaerense fueron asaltados

0
Compartir
Fotos: Multimedio En La Mira

Los efectivos se presentaron en una vivienda de Quilmes para pasar una noche de lujuria con un grupo de jóvenes y, en medio del encuentro, ellas les pidieron colocar sus pistolas y uniformes en un lugar. En ese momento, ingresaron hombres armados y se llevaron todas las pertenencias. Las víctimas fueron a realizar la denuncia en ropa interior y luego, avergonzados, cambiaron la versión de los hechos.

Un grupo de 20 policías de Quilmes fue a una vivienda situada en Villa Los Álamos a “enfiestarse” con unas mujeres. Las jóvenes, les sacaron la ropa y sus armas e hicieron que las coloquen todas juntas en un lugar.
Los oficiales accedieron al pedido y en medio del encuentro, entraron delincuentes armados y les robaron todas sus pertenencias, entre ellas armas, municiones y sus uniformes.
Los efectivos, en ropa interior, no quisieron dirigirse a la comisaría donde trabajaban y fueron a la N° 9 de la localidad bonaerense.
Luego, se animaron a hablar en su seccional y cambiaron radicalmente la versión. En el informe, relataron que la “fiesta” se trató de un encuentro íntimo con amigos y familiares y aseguraron que eran solo 7 efectivos. Agregaron que sólo se perdió un arma y aseguraron no saber en qué circunstancias ocurrió.
El caso quedó caratulado como “hurto o extravío”. Sin embargo, trascendieron polémicos audios que avalan la primera versión.
Todo ocurrio durante la jornada del jueves pasado por la noche, cuando un grupo de 20 efectivos de la Policía local de Quilmes, algunos de civil otros uniformados, se dirigieron a una importante fiesta en Villa Los Álamos, donde los esperaban mujeres para una noche de lujuria total, pero todo terminó mal.
Tras esos momentos de fiesta, transcurrida la misma, se presentan delincuentes armados y se llevan todas sus pertenencias junto con sus armas provistas, municiones y uniformes.
Los cacos dejaron a todos los efectivos en ropa interior, y por suerte para ellos no los mataron. Pudo haber sido mucho peor. Posteriormente, radicaron la denuncia en la comisaría 9° de Quilmes, pero los argumentos que quedaron constatados en el parte oficial fueron otros.
“En el transcurso de la cena, en la cual se encontraban un total de 15 personas aproximadamente, de los cuales siete (7) de ellos resultaban ser efectivos policiales, todos pertenecientes a la Dirección de Caballería, con diferentes destinos, familiares directos de Ezequiel Acuña, un vecino de Acuña (civil) y hermano de un efectivo policial, quien también resulta ser civil”, indicaba el informe.
“Que en cercanías a las 05.00 horas, se constituyó al cuarto junto a su amigo Acuña, recostándose a dormir, ignorando si en ese instante se encontraba su arma en el lugar donde la había guardado. Es que al despertar a las 10.00 horas, constata la faltante de su arma reglamentaria. Consultado vía telefónica al resto del personal policial que acudió al domicilio, mismos le refirieron no haberla visto e ignorando el destino dado al arma, de igual manera el grupo familiar de Acuña”.

Comentarios

comments

Compartir