Histórica victoria 2 a 1 de visitante ante Estudiantes

0
Compartir
Fotos: Gentileza Oscar "Cacho" Baró

Por Guido Cichello.
Con goles de Miranda y Bareiro, Defensa logró su tercera victoria consecutiva, se alejó de los promedios del descenso y sueña con tener un buen 2017 que lo tendrá jugando torneo local y Copa.

La llegada de Beccacece marcó un antes y un después en éste 2016. La campaña de Holan no fue la esperada y el desafío era complejo, los promedios del descenso acechaban y había que sacar la mayor cantidad de puntos posibles antes del receso. Pocos creían que Beccacece iba a ser el indicado. El argentino con acento chileno, trajo su idea la llevó a cabo y tuvo su recompensa a ese fútbol generoso, ambicioso y comprometido. Dirigió 4 partidos, ganó 3 pero mereció ganar todos. Es cierto que ante el Pincha no le sobró nada y quizás el empate hubiese sido lo que mejor se ajustó al trámite del juego, pero así como con Holan el equipo mereció mejor suerte, en este caso la tuvo en La Plata para quedarse con los tres puntos.


El primer tiempo fue parejo, quizás hasta hubo más fallas que aciertos, sobre todo en la definición. Defensa intentó presionar en mitad de cancha y generar contragolpes con Bouzat y Stefanelli, pero tuvo poco la pelota y generó escaso peligro. Lo mejor se veía en los pies de Castellani y Gutiérrez, pero no mucho más que eso. Defensivamente no se pasaban sobre saltos y eso era lo más importante.

Arias no tenía trabajo, pero la pelota la tenía más el Pincha que el Halcón, y eso para un técnico como Beccacece, es pecado. Pero los minutos fueron pasando y el punto parecía ser un buen negocio. Ya en el complemento todo cambió con el penal de Viatri.

El árbitro cobró una mano dudosa de Bareiro dentro del área, y el goleador lo cambió por gol. Con la ventaja, Defensa se agrandó, entendió que debía ir a buscar el partido y tuvo pronta revancha. A los pocos minutos, una excelente jugada colectiva encontró a Miranda tomando un rebote fuera del área que cambió por gol. Era el merecido 1 a 1. Todo parecía encaminarse a una igualdad. Pero a poco del final, y tras un tiro libre desde la izquierda, fue Mariano Bareiro, el mismo que había tocado la pelota con la mano dentro del área, para de cabeza poner el 2 a 1.

Los minutos finales fueron de incertidumbre, sobre todo porque Estudiantes tiraba la pelota al área para aprovechar la altura de sus delanteros y defensores. Pero Arias estuvo muy seguro, despejó todo con los puños y Defensa pudo traerse tres puntos de oro de La Plata. Una victoria que escribe una nueva página en la corta pero rica historia de un club, que no sólo quiere quedarse en Primera, quiere trascender en grande, y este tipo de partidos colaboran a que suceda antes de lo previsto.

Hay mucho que ajustar, también es posible que lleguen refuerzos, más que nada en ofensiva y que se queden jugadores que son claves para armado del equipo como Arias, Barbosa, Delgado, Miranda, Gutiérrez, Castellani, Bouzat y Stefanelli. Ellos hicieron que el equipo salga de perdedor y se posicione en una nueva situación. Con un técnico joven y muy trabajador que rápidamente hizo que sus jugadores entiendan el mensaje y cambien el chip.

No todos los días se consiguen tres puntos ante un rival tan difícil, que fue puntero durante todo el semestre y que termina el año en los puestos de vanguardia. Hay que mirar puertas adentro, hacer las críticas justas tras una campaña mala, sabiendo que se terminó bien y que lo más difícil es mantener el nivel y sobre todo los resultados. El descanso le vendrá bien al plantel y luego la pretemporada será el primer paso hacia el futuro éxito. Se viene un 2017 cargado de emociones en donde se seguirán escribiendo páginas de oro para un club que día a día crece y trasciende fronteras.

Comentarios

comments

Compartir