Infraestructura Escolar: En el centro de la discusión tras la tragedia de Moreno

0
Compartir

(Por Manuel Tejo, de la Agencia DIB).- La explosión de una garrafa en la Escuela Secundaria N° 49 de Moreno, que dejó como saldo la muerte de la vicedirectora Sandra Calamano y del auxiliar docente Rubén Rodríguez, volvió a poner en el centro de la discusión las condiciones de las escuelas bonaerenses a las que concurren más de 4 millones de chicos. Mientras los gremios señalan que venían alertando sobre la situación y recuerdan un informe presentado hace tres meses atrás, el Gobierno bonaerense apunta a la “pesada herencia” y asegura que se vienen haciendo millonarias inversiones en infraestructura.
La discusión salarial pasó a un segundo plano en el conflicto docente. La tragedia de Moreno tuvo impacto emocional en la comunidad educativa y desencadenó, durante la última semana, en distintas movilizaciones y en la suspensión de clases en cientos de colegios provinciales. “Siempre se pensó que si había olor a gas o una pared electrificada no pasaba nada, pero nos dimos cuenta que si pasa. Ahora hay más conciencia de los trabajadores de decir: ‘yo con estas condiciones no trabajo'”, le dijo a DIB el secretario gremial de Udocba, Gustavo Salcedo.
El conflicto no es nuevo. A mediados de mayo, el Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) entrego al Gobierno provincial un relevamiento que abarcó a más de 700 escuelas de 126 distritos, en el que se denunciaba que la mitad tenía “necesidades generales de mantenimiento” y que una de cada dos escuelas no contaba con el mobiliario necesario para el normal desarrollo de las clases.
Esa medición señalaba entre las problemáticas principales: roturas y/o filtraciones de techos (35%), faltante de aulas (21,4%), inconvenientes sanitarios (19,3%) y conflictos eléctricos (12,3%). Dos datos sobresalientes del documento, que toman otra trascendencia tras la tragedia de Moreno, son la existencia de problemas de gas (4,1%) y la mención de la Escuela N° 49 por un “desborde de pozo”.
En cuanto las instalaciones de gas, los conflictos se alternan en varias zonas de la provincia entre la inexistencia del servicio y las pérdidas. Escenarios de este estilo corrompen el normal funcionamiento de instituciones en Benito Juárez, Luján, San Isidro, Villarino, Benito Juárez, Coronel Dorrego, Ezeiza, San Martín e Ituzaingó.
Ese informe fue entregado por los representantes sindicales en Gobernación, por mesa de entrada; en la Dirección General de Cultura y Educación, y en la Legislatura bonaerense a los bloques opositores. “El conjunto del arco político estaba en pleno conocimiento sobre la situación. La gobernadora María Eugenia Vidal es responsable”, señaló Salcedo.

La inversión
Ante la consulta de DIB sobre la inversión en infraestructura, fuentes cercanas al Gobierno bonaerense señalaron que para este año el Fondo Educativo es de más de 6.500 millones de pesos y que el Ejecutivo provincial estableció que se utilizará entre un 40% y 50% para cuestiones edilicias, por lo que la inversión en este sector ascendería a 3.300 millones.
La Provincia también invertiría otros 1.700 millones de pesos en infraestructura. “Esto significa una cifra récord en inversión de infraestructura escolar que alcanzará en 2018 un monto de más de 5.000 millones y posibilitará que haya más de 3.500 intervenciones en escuelas”, aseguraron.
En tanto, a través de una carta publicada en su cuenta de Facebook, Vidal señaló que el Gobierno realizó 43 obras mayores en Moreno y más de 1.000 tareas de mantenimiento, mientras que acusó al intendente local Walter Festa de utilizar el 80% de lo que recibe por el Fondo Educativo para pagar salarios.

El caso Moreno
La percepción de los sindicatos sobre la inversión en Moreno es bien distinta a la del Gobierno. El Concejo Deliberante ya había declarado la “emergencia edilicia” a nivel educativo. “Estamos en un estado de abandono de los edificios escolares en todo el distrito, con obras paradas desde 2015, desborde de pozos, problemas de filtraciones y de electricidad”, enumeró la titular de Suteba local, Mariana Cattaneo, en diálogo con DIB.
Según la sindicalista, la tragedia en la Secundaria Nº 49 fue una “expresión” de las problemáticas cotidianas que surgen en los colegios de Moreno. Cattaneo consideró que la intervención del Consejo Escolar por parte del Gobierno bonaerense “agudizó” los problemas y, si bien reconoció que los conflictos edilicios son de vieja data, sostuvo que “antes” los reclamos encontraban respuesta Dirección Provincial de Infraestructura o en la recientemente disuelta Unidad Ejecutora (UEP).
Tras la tragedia en la Nº 49, las escuelas de Moreno no abrieron sus puertas durante la última semana. En este marco, el Gobierno provincial ya realizó inspecciones en más de 120 escuelas cortando el servicio de gas en el 90% de ellas, según datos que manejan los sindicatos. “Nosotros hace rato que evaluamos que se necesitan recursos extraordinarios en este distrito”, agregó Cattaneo.

 

Comentarios

comments

Compartir