La bala extraída al cuerpo de la enfermera coincide con el arma secuestrada al detenido e internado en Mi Pueblo

0
Compartir

La bala extraída al cuerpo de la enfermera Griselda Beatriz Lassala (44), asesinada de un disparo en el pecho cuando se dirigía a una parada de colectivos de la avenida Senzabello e Islas Orcadas, frente a la Medalla Milagrosa, para ir a trabajar y quedó en medio de un enfrentamiento entre dos bandas, partió del arma secuestrada al detenido que seguía internado en el Hospital Mi Pueblo con una herida de bala, por lo que los investigadores creen que se trató del autor material de homicidio, informaron fuentes judiciales.
El fiscal Hernán Bustos Rivas, de la UFI N° 5 Descentralizada de Florencio Varela, había ordenado el estudio comparativo entre la bala que mató a la mujer y la pistola Bersa calibre 9 milímetros secuestrada al delincuente Antonio Ferreyra (37), tras el crimen cometido en horas de la madrugada del viernes pasado.
Fuentes judiciales informaron que el resultado de la autopsia realizada el viernes a la tarde indicó que el cuerpo presentó un solo orificio de entrada en la parte izquierda del tórax. Además, el disparo fue de adelante hacia atrás, levemente de derecha a izquierda y lesionó la aorta, el pulmón izquierdo y le provocó a la víctima un hemotórax y un hemopericardio.

 


De esta manera, el fiscal Bustos Rivas le imputó a Ferreyra el delito de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego y tenencia de arma ilegal de arma de fuego». Según las fuentes, el acusado purgó una condena de 12 años de cárcel por un secuestro extorsivo.
El funcionario judicial aguardaba la recuperación de Ferreyra, quien sufrió un disparo en la zona lumbar, para ser indagado por el crimen. El hecho ocurrió minutos antes de las 5.30 en la calle Islas Orcadas entre Arrecifes y Rauch de la zona de Villa Angélica. Fuentes policiales y judiciales informaron que todo comenzó cuando la enfermera caminaba a la parada de colectivos desde su domicilio ubicado en Islas Orcadas y la calle 158 colectivo para ir a su trabajo en el Hospital Neuropsiquiátrico Braulio Moyano.
Al advertir el tiroteo entre dos grupos, la mujer que se encontraba a unos cien metros intentó refugiarse aunque fue alcanzada por uno de los proyectiles que le impactó en el pecho y le produjo la muerte en el lugar antes de llegar a ser asistida.
A raíz del mismo hecho, cuyas motivaciones no fueron determinadas hasta el momento, un hombre que trabaja para la empresa de seguridad privada Codecop y que también pasaba por el lugar recibió un impacto de bala en la mano derecha, aunque quedó fuera de peligro.

 


Tras ser asistido en el hospital de Florencio Varela, declaró  sobre lo ocurrido ante los investigadores, agregaron los voceros. Luego del tiroteo y a unos 150 metros del lugar, la Policía detuvo a uno de los presuntos partícipes del enfrentamiento con una herida de arma de fuego en la zona lumbar, por lo que fue llevado al hospital y quedó internado en observación. Ese hombre primero dijo llamarse Ezequiel Aguirre, pero luego la Policía chequeó sus huellas y en realidad fue identificado como Antonio Ferreyra, añadieron las fuentes quien carga con antecedentes por secuestro extorsivo, motivo por el que purgó una pena de 12 años de prisión. Ferreyra. Hasta el momento, es el único detenido por el crimen mientras la Policía busca al resto de la banda que escapó a bordo de un Volkswagen Gol Trend blanco, vehículo que fue hallado abandonado en la zona de Don Orione, de donde se cree que son los hampones.
En un principio se pensó que el tiroteo se produjo en medio de un enfrentamiento entre bandas. Sin embargo, en las últimas horas, se comprobó que el grupo integrado por Ferreyra y cuatro delicuentes más inició la balacera al momento en que intentó robarle el armamento a personal de la empresa de seguridad privada Codecop que circulaba a bordo de un móvil.
La enfermera, al advertir el tiroteo, intentó refugiarse pero fue alcanzada por uno de los proyectiles que le impactó en el pecho y le ocasionó la muerte instantánea. Tras ser asistido en el hospital de Florencio Varela, el empleado de Codecop declaró sobre lo ocurrido ante los Policías y relató que uno de los ladrones le dijo: “Dame las armas que tengas”. Luego del tiroteo y a unos 150 metros del lugar, la Policía detuvo a Ferreyra con una herida de arma de fuego en la zona lumbar, por lo que fue llevado al hospital y quedó internado en observación aunque fuera de peligro.

Comentarios

comments

Compartir