La festividad de San Cayetano se transmitió en directo por facebook

0
Compartir

El viernes 7 de agosto se vivió la Fiesta de San Cayetano de una manera particular e inédita. Con los templos cerrados al público y con miles de personas unidas a las celebraciones a través de las redes sociales de los Santuarios de Quilmes, Florencio Varela y Berazategui, y de la Diócesis de Quilmes, informó el Obispado mediante un comunicado con los detalles de la calebración.
El Obispo de Quilmes Carlos José Tissera presidió la misa de las 09.00 desde la Capilla del Obispado, que se trasmitió por facebook.com/DiocesisQuilmes. Estuvo acompañado por Obispo Auxiliar Marcelo (Maxi) Margni y por el Párroco del Santuario de San Cayetano de Quilmes Oeste Jorge González. En su homilía (que se transcribe completa a continuación), Monseñor Tissera invitó a dejarse transformar por el amor Jesús «que sana de nuestros egoísmos y nos hace sus discípulos misioneros. Proviniendo de una familia acomodada, con brillantes capacidades intelectuales y profesionales, San Cayetano vio el dolor y el sufrimiento de los pobres, y se puso a servirlos como pudo y con lo que tuvo a su alcance.»
El Obispo retomó las palabras que el Santuario de Quilmes eligió como lema de las celebraciones virtuales de este año «San Cayetano, en medio de tanto dolor danos fe, esperanza y solidaridad», y recordó que «son las fuerzas que Dios nos regala para poder asumir este duro presente. Son los instrumentos divinos que nos ayudan a transformar la realidad desde lo profundo, sanando tantas enfermedades de la sociedad y sus estructuras, que están dañando la vida de la humanidad y del planeta; tres virtudes que cambian la vida de las personas en su físico y su espíritu.»
El Padre Obispo Tissera, además, tuvo presente a todas las personas de la porción de la Iglesia que le fue confiada: «Con el Padre Obispo Maxi quiero saludar a todo el pueblo de la Diócesis de Quilmes, de los tres partidos de Berazategui, Florencio Varela y de Quilmes. Nos sentimos cercanos a los que sufren la muerte de seres queridos; a los enfermos y a sus familias; a los agentes sanitarios de clínicas y hospitales; a los que no tienen trabajo o sienten la angustia de la inseguridad laboral. De aquellos que han perdido sus fuentes de trabajo, sus empresas o emprendimientos; de aquellos que se esfuerzan para mantener el trabajo de sus empleados; de las personas que creen que es posible construir juntos una sociedad más justa y solidaria.»
El Padre Obispo Carlos Tissera también agradeció a los que «están sirviendo en tantos lugares de la Diócesis a los enfermos y junto a los pobres» y pidió por la salud de los sacerdotes Edgardo Herrera y Eduardo Brites Montovani, infectados con Covid-19.
Por la tarde, el Padre Obispo Margni rezó la misa desde el Santuario de Quilmes Oeste, a puertas cerradas, y recordó que la riqueza está en los vínculos, «por eso es importante cuidarnos y cuidar a los demás», y que en otras circunstancias el templo estaría lleno. Y deseó que «nos podamos encontrar en este lugar el próximo 07 de agosto. Y eso querrá decir que pudimos resistir en lo más importante que es el amor». Y agradeció mucho a los servidores.
En el santuario de Florencio Varela se celebró la misa el jueves 06 a las 20.00 y en el de Berazategui este viernes a las 10.00 de la mañana. Todas transmitidas por los Facebook de las parroquias, como también las novenas de preparación a la fiesta del Santo Patrono del Pan y del Trabajo de los tres santuarios, en las que se pidió por la salud y la esperanza del pueblo.

Comentarios

comments

Compartir