La Justicia investiga a falsos agentes fiscales que tomaban tierras en nombre de la Fiscalía de Estado

0
Compartir

El empresario Santiago Quagliata denunció el hecho junto a su abogado, Edgar García, cuando le tomaron una franja de tierra ubicada en la avenida Cariboni. Utilizaban documentos y un sello de una dependencia de Mercedes. Quien firmara los desalojos está jubilada desde 2015. Se cree estar en presencia de una organización que tomaba tierras flojas de papeles.

No es lo mismo tomar una tierra y dar batalla para evitar el desaojo que meterse en una propiedad, en nombre de un organismo del estado y prohibir el ingreso bajo advertencia de generar acciones penales.
El doctor Edgar García (foto) representa los intereses del conocido empresario varelense Santiago Quagliata, fundador del cable local Visión Sur.
García dio cuenta de los hechos tras presentar un escrito ante el Fiscal Nº 5, Hernán Bustos Rivas. Tras el acto judicial el letrado relató a Varela al Día que «los hechos sucedieron el 30 de setiembre a las 16.30 horas cuando unas 7 personas, entre ellas personal policial sin uniforme y todas a cargo de un sujeto que se identificó como Emiliano López, se hicieron presentes en el campo que mi cliente Santiago Quagliata tiene en la avenida Caribon,i casi avenida Hudson. Este señor López decía ser auxiliar letrado de la Fiscalía de Estado de Mercedes»

 

Dr. Edgar García

El letrado no dudó en calificar el hecho como inédito y nunca visto en el derecho penal. Claro, nunca fue visto porque el hecho es más que irregular.
«Esta gente tenía dos órdenes firmadass: Una orden de desalojo y otra de otorgamiento del cuidado del campo a un denunciante, por una causa de vacante de herencia. Estos terrenos son propiedad de Quagliata. Esto es muy claro. En ese marco de situación se produce un intercambio de palabras entre Quagliata y esta gente, que decían ser personal judicial de la Provincia de Buenos Aires. Quagliata llamó a la policía y todos fueron a la comisaría. Quiero destacar el movimiento lúcido del subcomisario Barberis, segundo jefe de la comisaría, quien inició las actuaciones por averiguación de ilícito. Le dio intervención a la Fiscalía Nº 5. Me llamó Santiago Quagliata y me entregó las notificaciones de la Fiscalía de Estado. Me di cuenta que no eran originales, como las que entrega el Poder Judicial. El subcomisario sacó fotocopias del DNI y la credencial del supuesto agente de la Fiscalía, que además es abogado. El subcomisario le tomó declaración al auxiliar letrado López y al señor Quagliata. En esa declaración dice López que es auxiliar letrado. Con estos datos investigo en el padrón de abogado para ver si figura esa matricula que decía tener y que no se corresponde con las matriculas que tenemos los abogado de la provincia. Tenía razón, compruebo que esa matricula no existe a su nombre, pero si existe en el Colegio de Abogados de San Isidro, pero a nombre de una abogada, la que está en ejercicio. Para cerrar la sospecha de estar frente a una organización que toma tierras y coloca carteles de una Fiscalía de Estado, con una impunidad que espanta, viajé a Mercedes para indagar»

 

Tierras de Quagliata

García saca de la galera la frutilla del postre. Dice al respecto: «Pregunto por la causa en cuestión y me dicen que allí no hay tal causa. Me dicen que el sello con la firma de las notificaciones corresponde a una empleada de esa Fiscalía pero que a la fecha estaba jubilada desde 2015. Por último me dicen que las cédulas de notificación no se corresponden con las que hace la Fiscalía de Estado. También desconocen a Emiliano López como agente de esa Fiscalía. Ahora el fiscal Hernán Bustos Rivas tiene este informe para avanzar en este caso», cierra García.
El terreno sigue en poder de su legítimo dueño, Santiago Quagliata. Los falsos agentes judiciales están identificados por la justicia.
La toma de la tierra por «orden» de una Fiscalía de Estado, con cartel, policías de civil y falsos agentes fiscales, puede ser parte de una organización dedicada a hacer muy buenos negocios.

Comentarios

comments

Compartir