La rebelión de padres del colegio Santa Lucía obligó al Obispo a dar respuestas

0
Compartir

En una asamblea de padres se votó, ante la representante legal del Instituto, dejar de pagar la cuota de diciembre y la matricula 2020 hasta tanto se haga presente el Obispo. Desde el clero se anunció una baja en la cuota de Marzo de $1000, como una bonificación especial. No hubo acuerdo. El Obispo visitará el colegio en lunes próximo para reunirse con los padres. El colegio San Juan Bautista también bajó la cuota ante la queja de los padres. La Defensoría del Pueblo se puso a disposición de los padres del Santa Lucía.

 

La carta que la representante legal del Instituto Santa Lucía de Florencio Varela, Stella Maris Rajel, entregara a los padres que participaron ayer de una convulsionada asamblea, en queja por el tarifazo de la cuota educativa prevista para Marzo 2020, anunciaba una bonificación ante la amenaza de rebelión. La carta decía:
El cálculo inicial del comunicado de noviembre de 2019 del instituto Santa Lucía es el estipulado por DYEGEP, y los valores indicados para nivel secundario son correctos:
$ 5578, 24 para primero segundo y tercer año (ciclo básico) $ 6922, 72 para quinto y sexto año ( ciclo Superior).
En atención a las dificultades comunicadas por la familias de la comunidad, y en coherencia con las líneas diocesanas y pastorales de la iglesia, las cuotas tendrán bonificaciones especiales y quedarán conformadas con los siguientes valores para marzo del 2020: primero, segundo y tercer año: $ 5378,94 (ciclo básico) cuarto año: $4905,95 ( ciclo superior) quinto y sexto año: $ 5972,78 (ciclo superior)

EL RECHAZO
El malestar generalizado en este colegio del Obispado de Quilmes fue creciendo en las últimas semanas, en grupos de WhatsApp armados por los padres de los 1700 alumnos que concurren al colegio privado más grande de Florencio Varela y el que tiene la cuota más alta. Cuando se generan aumentos que no se pueden pagar, todos se unen con un mismo objetivo: Reclamar.
Ayer los padres dispararon todo tipo de quejas ante una representante legal que no pudo atajar un solo penal. Rajel estaba sola. Nadie del obispado se acercó a justificar de qué forma se invierten los dineros que ingresan mes a mes y que suman más 7 millones de pesos. Cabe consignar que el colegio tiene una subvención de la provincia del 80%, destinado a sueldos del personal. Así las cosas el estado edilicio del establecimiento no está en las mejores condiciones. Los padres denunciaron la enorme ausencia de mantenimiento. La reunión se realizó en la sala de audios cuyo sistema de audio no funcionaba. El calor del ambiente fue aplacado, en parte, con ventiladores pues el aire acondicionado no funcionaba. Rajel no pudo aportar datos fehacientes de los ingresos e egresos. Los padres están convencidos que el obispado se lleva una importante parte de la torta y no invierte en infraestructura y sino lo hace puede bajar la cuota. El padre Néstor dijo el lunes pasado en el Obispado que envían recursos para el mantenimiento del Santa Lucía. Ayer Rajel dijo que desde el año 2013, cuando llegó, estaba reclamando la reparación de una escalera. También anunció que en el período de vacaciones que se inicia se harían mejoras. Con todo, los padres resolvieron generar una acta con la cual se le pidió al obispado su presencia en el colegio. Los padres esperaban una bonificación más generosa. Otros colegios de Varela, con subvención del 80%, como el San Juan Bautista, tienen una cuota máxima de $3900, que ayer fue rebajada a $3000 por la queja de los padres que allí envían sus hijos.
El obispado contestó ayer por la tarde que el obispo Marcelo Margi se hará presente el lunes próximo a las 14.30 horas, con el titular de la Vicaria de Educación, David Brandan.
Ayer un grupo de padres se acercó a la Defensoría del Pueblo local y su titular, Javier Rocha, comprometió su presencia para el lunes 9. Mientras tanto, el colegio no recibirá un peso de la cuota de diciembre ($5.500) y la matricula ($5000) del año 2020.

Comentarios

comments

Compartir