La reforma de Ganancias fue sancionada con las bancas del kirchnerismo vacías

0
Compartir

Reclamaron insistir con el proyecto anterior y se fueron. Se aprobó con 167 votos afirmativos y 4 en contra.

(DYN) Diputados ratificó los cambios del Senados en el proyecto para modificar el impuesto a las ganancias que el Gobierno acordó con los sindicatos y los gobernadores y lo sancionó a pesar de la ausencia de los diputados kirchneristas que se fueron del recinto antes de la votación.
La iniciativa fue aprobada por una amplia mayoría, solo la Izquierda votó en contra, aunque contó con muchos «ausentes» por la decisión de Héctor Recalde de que su bloque ni siquiera esté sentado en las bancas.
«Es peor que el primero que había mandado el Gobierno» expresó Recalde, que reclamaba votar el proyecto que había sido aprobado en Diputados hace dos semanas tras un acuerdo opositor, pero que no consiguió apoyo en la Cámara Alta.
El proyecto sancionado eleva el mínimo imponible a 37 mil brutos para casados con dos hijos (30 mil de bolsillo) y 27 mil para solteros (23.500 netos) con deducciones a hijos de 18 años, hijastros, conyugues, por material didáctico de docentes o residencia en la Patagonia, donde los topes se elevan un 22%.
También se deducen horas extras en feriados y fines de semana, mientras que el resto no podrán alterar la escala del impuesto. Y se aprovecha la ocasión para actualizar los valores del monotributo: se elevan un 75%, hasta 700 mil para servicios y 1.050.000 para bienes inmuebles. Subirán en la misma proporción las tasas de los inscritos.
Quien alcance el tope para empezar a pagar el impuesto sólo cederá entre el 5 y el 9% de su sueldo (no tendrá un año de 2% como decía el proyecto de Prat Gay), pagarán 12% los ingresos de más de 40 mil pesos y la progresión continúa hasta 35%, que sólo tributarán las ganancias mayores a 320 mil pesos.
Para afrontar el costo fiscal, se creó un «impuesto específico sobre la realización de apuestas» que grava la realización de apuestas a través de máquinas electrónicas de juegos de azar, con una alícuota de 0,75 por ciento sobre la base imponible respectiva, equivalente al valor de cada apuesta. Mientras que en el caso del impuesto indirecto sobre apuestas on-line, la alícuota será del 2 por ciento sobre el valor bruto de cada apuesta.
También se estableció un Impuesto Extraordinario a las Operaciones Financieras Especulativas (Dólar Futuro) y un impuesto para el pago de IVA a los extranjeros que tengan actividad en el país.
El diputado del PRO Luciano Laspina, presidente de la comisión de Presupuesto, aseguró que el proyecto «viene a reparar una injusticia histórica, las profundas inequidades y distorsiones que se fueron generando los últimos años» contra los trabajadores.
Laspina fue clave para que ayer se haya dictaminado y gracias a eso hoy necesitar tan solo una mayoría simple. Sin despacho, hubiese necesitado dos tercios y sin los diputados del FpV era misión imposible.
Héctor Daer, diputado massista y miembro del triunvirato que conduce la CGT, aseguró estar «convencido de que fuimos en el buen camino, que encontramos el punto posible. Venimos a ratificar lo mismo que dijimos públicamente y en las discusiones con ministros del Gobierno, lo vengo a ratificar como miembro de esta Cámara y como secretario general de la CGT».
El titular del bloque justicialista Oscar Romero acusó al Gobierno de no estar dispuesto a tratar ganancias este año. «Es así que un grupo de residentes de bloques decidimos solicitar una sesión especial y a partir de ahí el Ejecutivo se avino a acordar una sesión extraordinaria con un tema específico que era Ganancias» dijo Romero.
Nestor Pitrola, diputado de la izquierda negó que 400 mil trabajadores menos paguen el impuesto el año que viene y explico que «si tenemos una modestísima paritaria del 25 por ciento más salarios pagaran Ganancias».
El sanjuanino José Luis Gioja (FpV-PJ) fue uno de los pocos del bloque se quedó y votó afirmativamente, junto a sus tres comprovincianos Ramón Tovares, Graciela Caselles y Sandra Castro.

Comentarios

comments

Compartir