“La Salud no puede esperar: Relatos de la desidia en Florencio Varela”

0
Compartir

Denuncia de la Cicop. «Gobernadora Vidal, Intendente Watson, hacemos explícito nuestro reclamo. La Salud no puede esperar»

Dos episodios sucedidos en esta semana ponen el alerta en las condiciones en las que trabajamos cotidianamente, condiciones que muchas veces ponen en riesgo la vida de los usuarios del sistema de Salud, como muchos de los trabajadores y trabajadoras que diariamente asistimos a nuestros lugares de trabajo.
Las responsabilidades son diferenciadas, gobierno provincial y municipal, pero la desidia y falta de planificación y seguimiento en cuanto a las obras realizadas son comunes. Por un lado, el Hospital Mi Pueblo, un edificio de aproximadamente 30 años. Este último sábado amanecimos con la terrible noticia que el cielorraso de la oficina de personal se había caído, producto de las filtraciones de agua de la construcción actual del Hogar de Madres. Por suerte, nadie salió herido y fue en un día que no había circulación de personas. Estos problemas con el techo y las filtraciones fueron notificados a la Dirección del Hospital con anterioridad en reiteradas oportunidades. Estamos en conocimiento que otros sectores del edificio prontos a inaugurar están presentando desperfectos edilicios que atrasan su puesta en marcha y obstaculizan, en su futuro, el correcto funcionamiento de los servicios.
El Gobierno de María Eugenia Vidal se jacta del presupuesto destinado a Salud para obras, pero no son suficientes para compensar años de falta de mantenimiento y presupuesto para la Salud Pública, con edificios colapsados, personal insuficiente para cubrir la demanda que día tras día aumenta como consecuencia del incremento de la pobreza y la precariedad laboral.
En los Centros de Salud del Municipio de Florencio Varela, la situación no es distinta. El día lunes, en el CAPS de Zeballos II un niño que estaba con su madre a la espera de ser atendido recibió una descarga eléctrica del pilar de luz que se encontraba sin tapa. Solo sufrió quemaduras en sus manos, fue asistido por el SAME, derivado al Hospital Mi Pueblo para ser dado de alta luego de unas horas.
No queremos trabajar en estas condiciones, no queremos que quienes se asisten en los establecimientos corran riesgos y se lamenten victimas que podrían haberse evitado. Queremos atención de la Salud de calidad, con edificios seguros, con presupuesto acorde a las necesidades que atravesamos. Hacemos responsables a los funcionarios de turno por la no inversión en el sector y falta de supervisión y contratación de personal idóneo.
CICOP Florencio Varela

Comentarios

comments

Compartir