La violinista Rocío Duette y una pasión sin escalas

0
Compartir

La artista varelense de 23 años -Rocío Celeste Duette-, miembro de la Orquesta Sinfónica Municipal, reveló parte del recorrido profesional que la llevó a ser merecedora de una beca para participar en el Festival Orquestal organizado por la Fundación Dudamel en la ciudad de Los Ángeles -California-.

¿Soñaste alguna vez con llegar a este lugar?

No fue fácil, pero desde que elegí este camino anhelé llevar mis metas lo más lejos posible y de a poco eso fue cumpliéndose.

¿Cuándo te enteraste de las inscripciones?

Supe de la convocatoria a principios de marzo por un mail que recibí del Instituto Superior de Arte perteneciente al Teatro Colón, por cursar la carrera de Academia Orquestal en el lugar.

Hubo una preselección para audicionar mediante video, me grabé y lo envíe. Luego me llegó el correo de que había superado esa etapa y me citaban para brindar una prueba presencial. Esto fue todo un desafío, con solo una semana de anticipación me preparé intensamente y los resultados me sorprendieron gratamente.

¿Qué oportunidad representó para tu trayectoria musical?

Una experiencia única y súper importante, un gran paso para mi camino como música. Aprender de figuras renombradas, tener una masterclass junto a solistas de la Orquesta Filarmónica, me llevó a desear en algún momento estudiar en el exterior con los mejores referentes del mundo.

¿Cómo fueron tus inicios? ¿Quiénes te acompañaron?

En la escuela a la que asistía mi hermana mayor practicaba un grupo de músicos que despertaron en ella su interés por el violoncello. Yo tenía 12 años y un día fui a un concierto de ellos, en ese momento quedé fascinada. Un mes después de ese primer show me enteré que en mi colegio iban a ensayar y decidí anotarme. En principio me orienté hacia el violín, pero como no había vacantes elegí la viola. Después, cuando cumplí los 18 me presenté para quedar en el ensamble comunal y lo logré.

Mi madre junto a mi padre, estuvieron siempre firmes a mi lado. El maestro Héctor Almerares, quien me regaló mi viola de lutier, me ayudó a crecer en nivel y me motivó a continuar, también Darío Domínguez Xodo, mi director desde el principio, aquel que me vio mejorar día a día. Ellos fueron mis pilares.

Respecto a próximos desafíos…

Sin dudas, luego de mi paso por los Estados Unidos desde el 19 de julio hasta el 3 de agosto, ganar una audición de la Orquesta Sinfónica Nacional, además de tener la posibilidad de estudiar en el extranjero para el crecimiento en mi instrumento y alcanzar un puesto en la Filarmónica de Buenos Aires.

¿Por qué elegiste expresarte a través de este arte?

Por medio de las melodías cada uno o una expresamos libertad. La escuchamos e interpretamos de varias formas posibles, mediante ellas expresamos emociones diferentes, sentimos distinto que las demás personas.

Cada nota que salió de mi instrumento fue mi ser expresándose con total libertad, para que ese momento en el escenario fuera único e irrepetible para mí y el público.

Paciencia, disciplina y pasión para lograr grandes cosas.

 

Comentarios

comments

Compartir