«Lo acusan a mi marido de vender droga en Villa Angélica y él estaba en Uruguay»

0
Compartir
Keila y Marcelo

Un hombre de 37 años, padre de dos pequeñas hijas, está preso desde Junio pasado. Su mujer investigó el caso y denuncia que se trata de una falsa acusación policial

Marcelo Eduardo Carrozo, de 37 años, lleva tres meses detenido, bajo la acusación de narcotráfico, en el marco de un operativo antidrogas realizado en el barrio de Villa Angélica de Florencio Varela. Para los investigadores del caso, Carrozo es un transa de la zona, sin embargo la madre de las dos hijas del imputado y preso con prisión preventiva, es inocente de los hechos por los que se lo acusa.
«A Marcelo Carrozo se lo llevaron el día 5 de junio de este año de mí casa, para allanar una casa que hace dos semanas había dejado de alquilar, ya que tuvimos una separación. En esa casa totalmente vacía la policía de Narcotráfico Quilmes encontró 5 gramos de cocaína y 22 de marihuana. En el acta del allanamiento dice que a Marcelo se encontraba en esa casa lo cual es mentira porque a él lo secuestraron de mí casa», refiere Keila Soledad Demassi, sin dudar un segundo de cada palabra pronunciada. La joven se presentó en la redacción de Varela al Día con fotocopias de varias fojas del expediente judicial y relata otra irregularidad. «Simularon robar su moto para que el salga de mí casa cuando estaba durmiendo la siesta»
El caso tiene aristas particulares. Keila exhibe un registro de Migraciones donde se observa que Carrozo se encontraba en Uruguay pues fue a visitar a su mamá para celebrar con ella el Día de la Madre. Ese mismo día la policía hizo tareas de inteligencia en la casa de Arrecifes y Simón Bolívar dando cuenta de haber visto a Carrozo vender drogas.
La causa fue instruida por el fiscal Darío Provisionato y el Juzgado de Garantías Nº del doctor Adrián Villagra. La investigación fue iniciada por la Dirección del Tráfico de Drogas Ilícitas y el Crimen Organizado con asiento en Bernal.

Documento de Migraciones señala a Carrozo en Uruguay

«Hace 6 años que estoy en pareja con Marcelo y nunca vi nada extraño en él. Tenemos dos nenas y hace poco tiempo nos separamos. El alquilo esa habitación en Arrecifes y Bolivar para irse a vivir solo. Pero cuando lo detienen estábamos juntos porque nos arreglamos. Mi marido es maquinista gráfico pero hace un año, y tras 12 de trabajo, fue despedido de un comercio cercano a la municipalidad de Varela» refiere Keila y amplia sobre el miércoles 5 de Junio cuando su pareja fue detenida: «Ese día a las 16.30 nos llevó al cumpleaños de una amiga y cerca de las 18 me dice por menaje que le querían robar la moto. El siempre deja la moto en la puerta de casa (barrio 9 de Julio) Marcelo salió porque la moto se la pusieron en la calle y ahí lo abordaron dos hombres. El se metió a la casa y los hombres que eran policías fueron tras él y efectuaron tres disparos. Levantaron los casquillos del suelo. Se lo llevaron secuestrado, porque esto fue un secuestro, a la casa de Arrecifes y Bolívar. Esa casa la había dejado de alquilar hace dos semanas. Estaba vacía. Allanaron la casa y ahí los policías colocan 5 gramos de cocaína, 22 de marihuana y un arma calibre 32»
En el procedimiento policial participaron dos testigos (una mujer de 31 años y un joven de 21 años) que refieren haber escuchado a Carrozo asegurar que tenía el revólver en sus prendas porque le habían intentado robar la moto. Keila afirma que su madre y su hermano le avisaron de la detención de su pareja y cuando llegó a la casa de sus padres, donde vivía con Carrozo, se encontró con el oficial Gutiérrez, quien le comunicó que Marcelo fue llevado al allanamiento y estaba acusado de comercializar drogas. «Me dijeron que la investigación de Marcelo es de un año. Pero cuando arrancó esa investigación Marcelo vivía conmigo. En esa casa vivió 8 meses. Esta investigación está armada. Para la policía es un narco más. Quiero pensar que se trata de un error. Hay un chico de Varela (da el nombre) que estaba en un hotel y estuvo preso un mes y medio preso de la misma forma y era inocente. En el caso de Marcelo investigaron los policías Gabriela Resquin, Ezequiel Ibarra y Cristian Gutiérrez. Este es un caso calcado al del chico que estaba en el hotel. Mostró fotos, fue la gente del hotel a declarar y quedo libre»
Finalmente Keila asegura haber leído a fondo la causa. Con ello hizo su propia investigación. Dice que buscó a los compradores que figuran en la causa. «Me dijeron que no pueden declarar porque ellos también están imputados en la causa. Pero un dato le resultó llamativo. «Uno de los compradores fue al domicilio el 13 de Mayo a comprar droga y ese día Marcelo estaba en Uruguay. Fue a ver a su mamá porque allí se celebraba el Día de la Madre. Lo acusan a mi marido de vender droga en Villa Angélica y él estaba en Uruguay»

Comentarios

comments

Compartir