Lo que dejó el emocionante empate ante el San Pablo

0
Compartir
Foto: Gentileza Oscar "Cacho" Baró

Por Guido Cichello-.Si bien las opciones de gol fueron repartidas, todo el desgaste lo hizo Defensa y mereció mejor suerte ante un San Pablo que se vió desbordado en todas sus líneas. La revancha será en el Morumbí.

La emoción sigue invadiendo los corazones de los hinchas de Defensa y Justicia que asistieron el miércoles por la tarde noche al estadio de Lanús. Las tribunas llenas y el corazón contento tras el buen partido que jugó el equipo. Beccacece demostró que él y sus muchachos están a la altura de las circunstancias y le jugaron de igual a igual a uno de los clubes más importantes del continente. Individual y colectivamente casi no hubo fallas, sólo en la puntada final, pero allí el técnico no tiene demasiadas alternativas. Es el principal conflicto a resolver, la falta de gol. Beccacece les da todas las herramientas para generar juego  y situaciones de riesgo, pero la falta de definición es llamativa.

En cuanto al trámite del juego, fue todo favorable para el Halcón. En el primer tiempo, San Pablo tuvo dos muy claras ambas en los pies del delantero Wellington, pero Gabriel Arias tuvo dos atajadas majestuosas para dejar su arco en cero. El juego estaba planteado con un Defensa protagonista, manejando la pelota y las acciones de juego y con un San Pablo expectante y conmovido por la actitud avasallante de su rival. La presión que ejercieron los de Varela en todo el campo de juego, es digna de destacar.

San Pablo se vió asfixiado en todas sus líneas y no tuvo más remedio que apostar al pelotazo largo para Chávez y Pratto, dos que casi ni la tocaron. Pero los minutos fueron pasando y las oportunidades de gol no llegaban. La más clara la tuvo Chicho Stefanelli de cabeza, pero un defensor visitante logró evitar la apertura del marcador. Ya en el complemento el dominio fue mayor. Todo el partido se jugó en campo de San Pablo, y éste sólo apostó al contragolpe. Gabriel Arias a ésta altura del partido, era un espectador de lujo, de hecho no tuvo ninguna intervención destacada en ese complemento. Defensa controlaba todo, pero le faltaba peso ofensivo. El ingreso de Andrés Ríos le dio más presencia pero no la que necesitaba para abrir el marcador. Kaprof entró ganas también pero no fue suficiente.

A falta de 15 para el final Buffarini veía la roja y los Paulistas se quedaban con uno menos. El dominio era absoluto de Defensa pero no se traducía en la red. El gol estaba al caer pero no cayó, y el equipo debió conformarse con el 0 a 0 y soñar con la clasificación en Brasil. No la tendrá fácil en el Morumbí, pero jugando como lo hizo en cancha de Lanús, con esa entrega y compromiso, tendrá muchas chances de meterse en la historia grande de nuestro fútbol, logrando la clasificación en ese mítico estadio brasileño. Hay mucho por destacar y algunas cosas a corregir, pero la noche fue soñada para todos.

Primero para el hincha que disfrutó ver a su equipo jugar un torneo internacional por primera vez en la historia. Luego están los protagonistas que defendieron los colores como nadie y dejaron muy bien parado al club a los ojos del mundo. Todavía falta un paso más, el más importante y trascendental. La historia continúa en Brasil, será otro partido soñado ante un rival que ahora sí, tiene la gran obligación de ir en busca del partido, algo que para el Halcón puede ser favorable, teniendo en cuenta que tendrá más espacios en ofensiva. Ya se vieron las caras, ya cada uno sabe lo que el otro puede dar, ahora falta la definición en los últimos 90 minutos de juego.

El pueblo varelense debe sentir orgullo por éstos jugadores y dirigentes que hacen todo lo posible día a día para que los sueños sigan cumpliéndose. Lo más complejo no fue llegar, sino mantenerse, y con esa mentalidad hay que encarar el futuro cercano, ese que promete nuevas páginas de gloria en la corta pero rica historia del Halcón.

Comentarios

comments

Compartir