Los músicos y las músicas: Encuentro que se renueva en La Conurbana

0
Compartir

El sábado 14 de abril, en la Asociación Civil “La Conurbana” se realizó el primer evento de 2018 de “Los músicos y las músicas”, un espacio que se instaló y está durando, con la aprobación de quienes conducen esta institución sin fines de lucro (Roberto Cesán y Zulma Olivetta) y la incansable tarea de Gianfranco Berttacchini, quien en esta oportunidad contó con la colaboración de Mar Pacheco y Rocío Muñoz, y el incondicional apoyo en sonido del conocido Luis Ruiz. Una jornada de lujo que arrancó con el Sexteto Ch’aska integrado por German Cano, Natalia Monzón, Rocío Duette, Débora Melendes, Johanna Duette y Mauricio Araya, con un repertorio tradicional en el que se cuentan obras de Borodin, Brahams y novedosos arreglos de “Viejo Corazón” de Polo Giménez, “Niños” y “Pájaros”, compuestas y ejecutadas por uno de los invitados especiales, Manuel González o la versión a cargo de Nahuel Loiza de “Holanda”, de Spinetta, y una brillante intervención de Daniel Callejas en piano para finalizar la actuación con “Adios Nonino” de Piazzola. Seguidamente, el solista Ramón Paredes interpretó temas de su autoría, tangos de siempre, con estilo nuevo, como el conocido “Fuimos” de Homero Manzi, sorprendiendo a la concurrencia con la presentación de sus invitados, Federico Lopez, Nestor Quipildor y Ariel Alvarez que trajeron -en una alta calidad interpretativa- temas de folclore tradicional. Para finalizar el encuentro -que ya hemos llamado de lujo- se presentó Umbrales Quinteto, compuesto por Alfredo Durañona (arreglador y compositor), Lautaro Becerra (contrabajo), Andrea Fernández (bandoneón), Daniel Callejas (piano) y Limay Bartolomei (violín) con la participación especial de Sebastian Sawadi (flauta traversa). Los temas que ofrecieron en esta oportunidad se encuentran en el CD “Tangible” y son de una gran originalidad, un aporte a la renovación tanguera con cuna en Florencio Varela. Desde las artes plásticas, una original instalación de Jonathan Da Silva, con multiples luces y un vestuario multicolor expuestos en la vereda, “al pie del paraiso”, recibían al público provocando algo de curiosidad en los transeúntes, como para recibir un soplo de arte a la pasada.
Z.O.

Comentarios

comments

Compartir