Masacre de Florencio Varela: Seis meses de impunidad total

0
Compartir

Ismael Barrientos, padre de Sabrina, no cree en la pista del menor asesino y promete matarlo si se lo cruza. Por una cuestión de competencia judicial, entre los fueros de mayores y menores, la investigación por la masacre no tuvo ningún avance y terminó estancada.

La masacre ocurrió el 11 de febrero a las 6.07, a metros de la esquina de Senzabello y Los Andes de Gobernador Monteverde y el terrible suceso conmocionó al país. Cuatro menores esperaban el colectivo cuando fueron atacadas. Habían ido a bailar al boliche Santa Diabla, el que abrió sus puerta hace pocos días, tras estar clausurado. Las cámaras de seguridad del municipio grabaron el momento en que las chicas salieron del local bailable, a las 5.20. Por su presencia en el lugar se sancionó una ordenanza que obliga a los boliches a colocar cámaras de monitoreo conectadas al municipio. ¿Se cumplimentó la normativa? Nunca se volvió a hablar del tema.
Al cumplirse seis meses de la masacre de Florencio Varela, en la que fueron asesinadas Denise Juárez y Sabrina Barrientos (foto) de 16 y 17 años, y otras dos fueron heridas por alguien que les disparó cuando esperaban el colectivo, no hay ningún sospechoso detenido. El único acusado tiene 14 años y como es un menor inimputable nunca será condenado ni quedará preso.
La Justicia de Responsabilidad Juvenil de Florencio Varela rechazó hacerse cargo del expediente porque sostuvo que no había pruebas contra ese chico. Sin embargo, la Cámara Penal de Quilmes le ordenó que lo instruyese.
Ismael Barrientos, padre de Sabrina, una de las dos chicas asesinadas, denunció en Varela al Día que a pesar de que fue identificado el auto negro en el que su hija y otras tres amigas habían sido llevadas a una quinta de Ezeiza, de donde retiraron un paquete, esa pista nunca se investigó. En la cámara de seguridad de Santa Diabla quedo registrado el momento en el cual las chicas llegan al boliche en un Chrysler Pt Cruiser de color negro. La fiscalía de la doctora Mariana Dongiovani (mayores) no tomo en cuenta el hecho.
Si se confirmara la sospecha de los responsables de la investigación, las cuatro chicas fueron atacadas por un asesino, de 14 años, que vació el cargador de una pistola 9 milímetros sin fallar ninguno de los 18 disparos que realizó. Mató a dos de las menores e hirió gravemente a las otras dos. Un escenario difícil de imaginar.
Debido a que el sumario tenía víctimas menores y un acusado, de 14 años, las fiscales Mariana Dongiovani y Mariela Rodríguez remitieron el expediente al fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, donde se rechazó el expediente.
Sin embargo, la Cámara de Apelaciones y Garantías de Quilmes ordenó que los funcionarios del fuero de Menores debían hacerse cargo del sumario. Por esta cuestión de competencia, la investigación por la masacre no tuvo ningún avance y terminó estancada.

barrientos-1
LO MATO
“Tengo impotencia y rabia. Vivo en Mar del Plata y trabajo de cocinero. No tengo los medios económicos para viajar a Florencio Varela y estarles encima a las fiscales. Se cumplen seis meses del homicidio de mi hija y no puedo ni ir a llevarle una flor a la tumba de Sabrina”, dijo Barrientos al diario La Nación. “Si alguna vez encuentro al asesino de mi hija, no lo dudo: lo mato. Me sacó el tesoro más preciado que tenía. Sabrina nunca tuvo problemas con las drogas, pero fue víctima de personas que la reclutaron para usarla para que llevara cosas que ellos no podían porque si lo hacían los iban a meter presos”, expresó el padre de Sabrina. A mediados del año pasado, Sabrina fue llevada detenida a la comisaría. Fue la única menor que los policías aprehendieron en el allanamiento a una parrilla donde se realizaba una fiesta clandestina. Los organizadores de ese evento le habían dado a Sabrina los 20.000 pesos que habían recaudado por las entradas. Esos sospechosos nunca fueron investigados”

Comentarios

comments

Compartir