Mi Ciudad responde: “Esto es funcional a la campaña de amedrentamiento a los periodistas de las últimas semanas”

0
Compartir

El Director del Diario Mi Ciudad, Alejandro Suárez, respondió al artículo publicado en las redes sociales con una carta enviada a Varela al Día.

Mi primera impresión ante este comunicado es que mezcla varias cosas. Por eso, quiero empezar por aclarar algo: repudio absolutamente a la Dictadura de Videla, como a todas las dictaduras, también las de Izquierda. Los familiares de desaparecidos merecen todo mi respeto, igual que los familiares de los asesinados por la guerrilla.
Y ahora sí, vamos al punto de mi nota, que originó esta reacción. Desde hace años, hay quienes insisten en vincular a Tino Rodríguez, creador del Instituto Santa Lucía, con la desaparición de jóvenes egresados de ese colegio antes del comienzo de la última Dictadura Militar. La temeraria acusación -enviar a la muerte a diez personas- no cuenta con ninguna prueba que la respalde. Que la versión se promueva desde las mismas aulas de ese colegio me parece un despropósito y una total irresponsabilidad. Es más: cuando, muchos años después, Rodríguez fue denunciado por supuesta apología del delito, la Justicia lo sobreseyó.
Fui alumno del Santa Lucía durante cinco años y jamás escuché a Rodríguez dar una opinión política frente a nosotros, sus alumnos. Pero sí tuve grandes profesores -como Ema Gagliolo, titular de Instrucción Cívica- que aún en medio del estado de facto, nos enseñaron a amar la Constitución, la Democracia y la Libertad.
Que no nos guste la ideología de Rodríguez es entendible. Pero eso no significa que sea responsable de la muerte de nadie. Como hombre de prensa y de leyes sé que no se puede acusar a alguien sin la documentación que lo avale.
Volviendo al comunicado, me alarma enormemente encontrar entre las entidades adherentes a un movimiento cuyos integrantes fueron detenidos y procesados por irrumpir violentamente en un acto de la colectividad judía que se estaba llevando a cabo en la ciudad de Buenos Aires en 2009. No fue todo: en la sede de esa agrupación y según fuentes judiciales, también fueron encontradas armas de fuego y bombas molotov durante un allanamiento. La Embajada de Israel y la DAIA se manifestaron al respecto en esos días.
También, es llamativo ver entre sus firmantes -y uno de los grandes impulsores de este manifiesto- a José Luis Calegari, conocido especialista local en tomas de tierras y corte de calles. Y es llamativo porque Calegari no sólo se sirvió muchas veces de las páginas de nuestro periódico para promocionar sus actividades y denuncias, sino que hasta escribió, durante años, en Mi Ciudad, con total libertad, su columna «Tribuna Radical», expresando su opinión política sin haber realizado nunca cuestionamiento alguno a nuestra línea editorial. Es más, el propio Calegari me entregó en su momento un reconocimiento por mi labor periodística con su Centro de Estudios «El Frontón».
Avanzando en este soberbio rol de «Tribunal Ético» que Calegari y algunos de sus compañeros vienen desarrollando desde hace tiempo, sentenciando quiénes son los «buenos» y los «malos» en esta sociedad -aunque su representatividad queda en duda dado que cada vez que fueron a una Elección la perdieron- el comunicado menciona a mi padre, Ramón César Suárez , el fundador de Mi Ciudad, a quien se le cuestiona integrar una «Comisión de Festejos» en 1979. Además de él, estaban en esa nómina Angel Basta, Jesús Llavona, el Dr. Pascual Caiafa, Jorge Pardo, César Gatto, José Luis Lozano y otros intachables vecinos. Aunque no haría falta aclararlo, por la irrelevancia de la «acusación», la Comisión, formada para organizar celebraciones como el Día del Santo Patrono o el acto del General San Martín, apenas llegó a reunirse un par de veces y mi padre se fue de ella dos meses después de su creación.
Respeto el disenso con todo lo que yo escriba, pero intentar sembrar dudas sobre mi padre es un acto cobarde y repugnante. La comunidad varelense, su gente de bien, sabe que fue un hombre de trabajo, valiente, y de una indudable honestidad, que por si fuera poco, hasta fue a la cárcel por su condición de peronista. Y que a los 22 años tuvo la loca idea de sacar a la calle un diario que ya lleva 66 años sin que logren callarnos ni desmentirnos, en los que sufrimos amenazas y atentados desde distintos sectores, tanto civiles como militares.
En este orden, es inevitable enmarcar este comunicado como funcional a la campaña de amedrentamiento a los periodistas que se viene viviendo en las últimas semanas, ya sea desde medios alineados al poder político de turno como mediante hostigamientos a través de las redes, buscando la instalación de un discurso único y el silenciamiento de toda voz cuestionadora.
Y para terminar, y sólo como contribución a la memoria, quisiera que todos los que acompañaron el comunicado recordaran por una vez a otra víctima varelense de la violencia de los 70 que nunca mencionan: Juancito Maneiro, el pibe del Barrio El Rocío que por vestir un uniforme de policía y estar haciendo guardia en el consulado de Kuwait fue literalmente reventado con una ráfaga de ametralladora por un grupo de guerrilleros. Su hija del corazón y la hija que estaba en el vientre de su esposa esa noche se quedaron sin él para siempre. Y sus «derechos humanos» no le importaron a nadie.
Alejandro César Suárez.
Director Diario
Mi Ciudad

Comentarios

comments

Compartir