Mientras Massa evalúa echar del FR al concejal Olmedo, hay conflictos en el FPV

0
Compartir
En las tres páginas de Fiscalías, entre el 9 y 11 de Noviembre, no hay denuncias oficiales

Con el aval de Julio Pereyra, el FPV había acordado presentar una demanda judicial el viernes pasado. Pero todo quedó en la nada. A 13 dias hoy de la batalla del HCD, ninguna autoridad se presentó ante la justicia, a pesar de los repudios de distintos estamentos, como las Cámaras Alta y Baja de la Legislatura bonaerense.

«Es lamentable y estamos evaluando la expulsión», fue la respuesta de Massa cuando la prensa le preguntó por los incidentes protagonizados por integrantes de la UOCRA que responden a Juan “Lagarto” Olmedo, edil del Frente Renovador de Florencio Varela y nada más ni nada menos que vicepresidente del Honorable Concejo Deliberante de Florencio Varela.
En realidad lo de Honorable es por el edificio, donde allí dentro se supone que no deben generarse situaciones que vayan en contra del espíritu democrático; donde no se deben manifestar escándalos que afecten esa honorabilidad; donde se deben respetar los valores de los mismos concejales. Pero, si no se respetan entre ellos mismos, la honorabilidad es palabra hecha.
Los concejales no deben estar manchados por hechos reñidos contra la convivencia y la barra del concejal Olmedo irrumpió con violencia en plena sesión, dejando a concejales heridos y un caos en el lugar, más allá de sustracciones personales y efectos del recinto.

Cabe recordar que el hecho ocurrió el miércoles 9 durante la primera sesión del Concejo Deliberante de Florencio Varela bajo la presidencia del massista Daniel Zisuela.


En tanto, concejales de todos los espacios repudiaron lo sucedido, pero hasta el viernes pasado, como diera cuenta Varela al Día, no había una decisión formal de radicar una denuncia ante la Justicia. Es más: Varela al Día pudo certificar que a las 48 horas posteriores a los hechos nadie se presentó en las fiscalías. Es como que no se quiere avanzar contra los agresores, por más que hayan desaparecido celulares, billeteras y relojes. Parece ser que a algunos ediles les place que los roben de esta forma.
Sin embargo, en los pasillos todos hablan de sancionar a Olmedo, pero no se ponen de acuerdo en cuál debería ser el castigo y evaluaban si conviene su expulsión.
En el conflicto debió intervenir el intendente Julio Pereyra, que en un primer momento intentó poner paños fríos al concejal Juan Cruz Daffunchio, uno de los golpeados por la patota de Olmedo. Sin embargo, este viernes se definió e impulsó a los concejales a realizar la presentación judicial. Ya no había más salida. Es que el tiempo de mirar al costado fue mucho y las declaraciones de Massa han sido lapidarias. Pero no todo lo que brilla es oro.
Daffunchio confirmó al portal La Política Online que se llegó a un acuerdo en común y que su bloque presentará una demanda por «daños y perjuicios» a Olmedo. Llegar a ese acuerdo no fue fácil. Es que había una denuncia firmada por ocho concejales, que iba a ser presentada ese mismo viernes pero a último momento tres concejales pidieron posponerla. Entre ellos figura el edil de Nuevo Encuentro, Héctor Salatino, quien la semana pasada, después de muchos años, se sentó a la mesa de Julio Pereyra acompañado de su jefe, Martín Sabbatella. Entre ambos le hicieron la vida, políticamente hablando, imposible a Pereyra al competirle en las campañas del 2011 y 2013 con listas colectoras. Ya en 2015 fueron a internas y Salatino no pudo ser el candidato del FPV, pues perdió.
El FPV, con el aval de Pereyra, presentaría una demanda judicial contra Olmedo, se dijo el viernes por la tarde. Hoy sería el día. Sería se dijo, pero no será.
«No sé qué espera todo el Concejo Deliberante para repudiar estas actitudes mafiosas», dijo Daffunchio indignado y recordó la gravedad institucional de que apareciera «un sujeto que es concejal, con una patota, a extorsionarnos e irrumpir a las trompadas en el recinto».
Daffunchio recordó que en paralelo busca «que lo expulsen del Concejo». En cuanto a eso, hasta ahora hay rumores de todo tipo, contaron desde Cambiemos a LPO. Es que mientras que Massa evalúa echarlo de las filas del Frente Renovador, el massismo local lo obligaría a que se tome licencia para no tener que afrontar el caos que implicaría expulsarlo del Concejo.

Comentarios

comments

Compartir