¡MUCHAS GRACIAS POR TODO!

0
Compartir

Por Guido Cichello.- Defensa tenía que levantar un 2 a 0 en Colombia, y tras el 3 a 0 en Avellaneda, y con un gol mal anulado al Halcón, la visita marcó el 3 a 1 con que se terminó el partido. Junior pasó por el gol de visitante.

 

Pasarán los años, y los hinchas recordarán el partido en cancha de Independiente. El sabor amargo quedará atragantado por mucho tiempo, el Halcón mereció pasar a las semifinales de la Copa y se terminó quedando con las manos vacías. Defensa jugó quizás uno de los mejores partidos en su historia, pero no pudo pasar de ronda, por el injusto 2 a 0 en Colombia. En los 180 minutos, el Halcón fue netamente superior a su rival, pero el fútbol tiene éstas cosas, no siempre pasa el mejor. Es difícil analizar un partido cuando una acción del árbitro es determinante en el resultado final. Defensa iba ganando 2 a 0, Nicolás Fernández marcaba el 3 a 0 pero el árbitro retrotajo la jugada para cobrar una infracción inexistente, que ni el propio brasileño había visto en la acción de juego, estando de frente a la jugada y a un metro de la misma. Pero por instancia del VAR, y tras ver la acción en la TV, el colegiado anuló la jugada. En el complemento Defensa pudo anotar el 3 a 0, también con Nicolás Fernández como protagonista. Era justa clasificación para el Halcón. Pero Junior reaccionó a tiempo y con su gol puso el 3 a 1 final.

 

 

Hubo un solo equipo en el campo, porque de principio a fin fue el Halcón quien impuso condiciones y mereció quedarse con la clasificación. Defensa jugó un partido para el recuerdo, el propio Beccacece le había pedido a sus muchachos que hagan 4 goles, y el equipo los hizo, pero el VAR volvió a ser protagonista y fue Junior quien pasó a las semifinales de la Copa Sudamericana. La impotencia de los jugadores se notó en el final del partido, pero los hinchas, que llegaron hasta el Libertadores de América, ovacionaron a sus jugadores, no sólo por el partido que jugaron, sino también por la entrega por la camiseta. Pocos equipos de nuestro fútbol tienen un estilo como el Halcón, en este caso, el resultado no se dio, pero en el merecimiento hubiese sido Defensa el justo merecedor de acceder a la semifinales de la Copa. No hay una figura destacada de la noche de Avellaneda, sino que el equipo en general fue el gran protagonista. Defensa es un equipo con jugadores humildes, sin renombres, pero con hambre de gloria. Quedarán en la historia del club, mereciendo pasar a una instancia importante de la Copa. Ahora habrá que hacer borrón y cuenta nueva, focalizar en la Superliga, que el equipo está prendido en la cima de la tabla de posiciones y con dos partidos menos. Defensa viene marcando un estilo propio desde hace muchos años, y no sólo es respetado a nivel nacional, sino también en el plano internacional. Los jugadores de Defensa se retiraron llorando de la impotencia por haber quedado afuera de la Copa. El fútbol en muchos casos es ingrato, y este fue uno de los casos concretos. Beccacece sigue demostrando que su mensaje es claro, los jugadores lo respetan y él además de plantear bien los partidos, convence a sus muchachos de ejecutar a la perfección su idea. El pueblo varelense debe sentirse representado por éste grupo de jugadores jóvenes que vienen haciendo historia.

Comentarios

comments

Compartir