Murió el segundo delincuente baleado por el joyero varelense en su casa de Zeballos

0
Compartir

El hampón recibió un balazo en el cuello. Murió el sábado en terapia intensiva del hospital Mi Pueblo. Contaba con un pedido de captura por robo. Los tres delincuentes vivían en Avellaneda y Rafael Calzada.

Un delincuente que había sido baleado en el cuello por un hombre de 62 años que se resistió a un asalto dentro de su casa de Florencio Varela, y que también mató a uno de sus cómplices e hirió a otro, falleció tras agonizar 72 horas.
Se trata de un hombre identificado por la Justicia como Nicolás Bravo. El mismo murió el sábado en el centro de salud donde estaba internado en grave estado desde el día del hecho.
Fuentes judiciales informaron que Bravo había sufrido un impacto de bala en el cuello con trayectoria ascendente. Esa herida le provocó la pérdida de masa encefálica, quedando en grave estado, tal como adelantara este medio.
Según consta hasta el momento en la investigación, Bravo habría sido quien tomó de rehén a la mujer del comerciante y gatilló en su cabeza un disparo que no salió. «Te la mato, te la mato» , le habría dicho Bravo al dueño de casa. «Soltala y andate, por favor, andate», fue la respuesta del hombre.
De acuerdo al relato de testigos, Bravo gatilló en dos oportunidades su arma sobre la mujer, pero la bala no salió. Luego le apuntó al dueño de la vivienda y volvió a gatillar, otra vez sin éxito. En ese momento, la mujer logró soltarse y su pareja disparó contra Bravo, que quedó tendido en el piso, inmóvil.

 

Nicolás Bravo. Foto Captura de Video

Las armas secuestradas en el lugar: una del ladrón y la otra del dueño de casa Las armas secuestradas en el lugar: una del ladrón y la otra del dueño de casa
Apenas unos instantes antes, el comerciante se había enfrentado también a los otros dos asaltantes, Carlos Martín Fernández y Alan Emanuel Araya, que forcejeaban con su hijo. El primer balazo fue hacia Fernández, que cayó malherido y continúa internado en estado crítico. Luego le apuntó a Araya y disparó una vez más: el tiro le dio en el pecho y el ladrón murió en el acto.

Entradera mortal
El hecho ocurrió el miércoles pasado en la calle Zorrilla al 300. Los malvivientes accedieron a una de las habitaciones, amenazaron a la dueña del hogar y a su hijo, de 29 años, a quienes les apuntaron directamente a la cabeza.
En ese momento, el padre de la familia, de 62 años, tomó su arma e hirió a dos de los delincuentes. En tanto que al tercer ladrón también fue herido por el propietario de la vivienda.
En el lugar, los efectivos incautaron un revólver calibre 38 marca Smith & Wesson que fue utilizado por el hombre y otro del mismo calibre que pertenecería a uno de los sospechosos, detallaron las fuentes.
En la causa interviene la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 descentralizada de Florencio Varela, a cargo de Nuria Gutiérrez. La funcionaria judicial no adoptó ningún temperamento con el dueño de casa, al considerar que actuó «en legítima defensa».

Comentarios

comments

Compartir