“No hay grieta”

18
0
Compartir

(Por Héctor Reynoso)

Denominar grieta a la situación actual de enfrentamiento, es quitarle el real sentido a una situación que es histórica en nuestro país y es la división. Ya en sus inicios la Argentina estuvo dividida, dos guerras civiles que duraron tres y cinco años, revoluciones provinciales de corta duración, con víctimas de un lado y de otro, el centralismo en Buenos Aires y sus consecuencias, las caballerías belicosas llamadas montoneras, los golpes militares, las antinomias políticas incluyendo sus revueltas, la Constitución de 1819 y la falta de consagración como República a este país y así dos siglos de enfrentamientos continuos que nos muestran una división que no tiene solución de continuidad.
Hoy le llaman grieta, para decir que es de escasa profundidad pero no es asi, es mucho más importante y con el paso del tiempo se acentúa cada vez más y eso, es porque nacimos mal, porque nunca tuvimos la suficiente madurez para pensar a la Argentina como país y aun menos como República, los resultados están a la vista, cada uno de los que gobernó intentó ser patriota que nadie sin convocar a la conciencia colectiva de bregar por un futuro conjunto aun con ideas encontradas, nunca encontramos el punto medio a la cuestión, un extremo u otro, de otra manera nadie ve la salida.
En la redes sociales podemos observar como la palabra odio es la más usada, se odian unos a otros sin darse cuenta que pisamos las mismas calles aunque con distintas miradas, pero pensando cada uno en lo bien que quiere a este país que nos cobija y nos da oportunidades, las expresiones se califican políticamente más allá del sentimiento, hoy es de derecha o izquierda, ladrones y honestos, valientes y cobardes y, en este mar tan confuso se nos escapa un tiempo precioso y en ese libre albedrio dejamos que prime el instinto y no la razón.
Es cierto que hay situaciones que nos molestan, aunque a unos y a otros les parecen acordes a los tiempos que vivimos, pero el punto medio para analizar la realidad no la pueden encontrar, falta analizar, pensar, reflexionar en el día a día, corremos sin parar hacia el vacío porque no vemos nada en nuestro recorrido, no miramos. Seguro que ahora me van a calificar de tibio u obsecuente porque me falta agresividad, pero eso es lo de menos si logro aunque sea un solo lector que se detenga a pensar que en el conjunto está el secreto del éxito en el crecimiento de un país, siempre tendremos quien nos gobierne, pero el motor y sus engranajes para que crezcamos todos está en el conjunto de la sociedad, en el día a día, mientras dejemos pasar el tiempo peleando entre nosotros más lejos de alcanzar un objetivo estaremos, si miramos hacia afuera veremos que existen las mismas diferencias que las nuestras, pero esas diferencias no son más que motivos de debate y discusión en el marco del respeto, aquí nosotros hacemos todo lo contrario poniendo como escudo primario la intolerancia, ese pequeño detalle nos habla de inmadurez y de mucha ignorancia cívica, no se trata de culpar por nuestras falencias, sino de construir sobre lo que nos falta, a pesar de más de 200 años de historia y si reflexionamos, estamos a punto de empezar todavía a construir sobre una división que nos mantiene siempre en el mismo lugar. No hay grieta, es mucho peor, hay división.

Comentarios

comments

Compartir