Se encuentra usted aquí

Inicio

RECOMENDA ESTA NOTA EN TU RED SOCIAL







Difunden la foto del criminal que se fugó de la Unidad Penal 23 de Florencio Varela

 El titular de la Fiscalía Descentralizada de Florencio Varela, Hernán Daniel Bustos Rivas, ordenó la difusión de la imagen de Marcelo Adrián Segovia, quien se fugó de la Unidad Pentienciaria Nº 23 de Florencio Varela. El prófugo fue condenado por el asesinato de Emiliano Martinó.
A causa de la fuga, la jefa del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Florencio Piermarini, ordenó la separación de cinco altas autoridades de la Unidad 23, donde estaba alojado. Entre los sancionados figura el director del penal, Raúl Martínez, y a otros cuatro directivos.
En declaraciones a Radio Mitre ayer Piermarini reconoció que para salir de la Unidad Penal Segovia tuvo que haber superado, al menos, 6 barreras diferentes de guardiacárceles.
La esposa de Martinó, asesinado en 2010 cuando era llevado de rehén en Ramos Mejía, aseguró que tiene "miedo" y que siente que está viviendo "una pesadilla", luego de enterarse de la fuga de uno de los condenados por el homicidio de su marido.
Se trata de Giselle de Martinó, quien ayer relató  sus sensaciones al conocer la fuga de Marcelo Segovia (34), condenado el 13 de julio último a 29 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de La Matanza.
La viuda de Martinó dijo que considera que toda la situación es "una locura", que no sale de su "asombro" por lo ocurrido y que tiene "miedo" por su hija de 3 años.
"Estaban diciendo por los medios de comunicación que él se había fugado y yo no entendía nada. Le digo (a mi abogado) `¿están seguros?´", dijo Giselle, en referencia a la comunicación que mantuvo ayer con el letrado Alberto Fornaro.
Según dijo la mujer, siente que está viviendo "una pesadilla" y que está "presa" en su propia casa, a raíz de que el Tribunal de Feria dispuso poner una custodia en la puerta de su vivienda por temor a que el prófugo quiera tomar represalias.
El hecho ocurrió a las 0.30 del 14 de junio de 2010 cuando Martinó llegó con su esposa y su bebé de nueve meses a su casa de la calle Beruti al 100, de Ramos Mejía, de La Matanza, luego de trabajar en una de las dos pizzerías que tenía en Ciudadela.
La familia fue abordada por cuatro delincuentes que ingresaron a la vivienda y robaron dinero, alhajas y algunos electrodomésticos.
Un vecino llamó al 911 y varios patrulleros llegaron a la casa, por lo cual los delincuentes decidieron huir en la camioneta Peugeot Partner de Martinó, con éste de rehén y al volante.
En la huida se inició un tiroteo y, a unas cinco cuadras de la vivienda, el rehén se arrojó del auto y recibió un tiro por la espalda, a la altura del omóplato izquierdo, que lo mató.

opnión del letrado
El defensor de la familia de Emilio Martinó, Alberto Fornaro en declaraciones a C5N, sostuvo que "sea cual fuere la explicación de la fuga, es una explicación poco seria".
"Sin una facilitación es prácticamente imposible fugarse de ese penal", advirtió el letrado al tiempo que estimó que la fuga tuvo que haberse "acordado antes del juicio" debido a que este tipo de operaciones "no se hacen en diez días", que es el tiempo que el delincuente estuvo preso tras ser condenado a 29 años de prisión por el secuestro y crimen de Martinó.
En ese sentido, Fornaro remarcó que en el momento del juicio, "la concubina declaró que hacía cuatro años que no estaba con el acusado y sin embargo, el mismo día de la fuga ella lo visitó".
"Es probable que pueda tener alguna relación esta visita con la posterior fuga de Segovia, los investigadores deben estar apuntando a esto, es bastante elemental", estimó el abogado.
Agregó que "no resiste el menor análisis" lo ocurrido y que "sin una facilitación es prácticamente imposible" escaparse del penal.
"Se tomaron medidas con el director del penal y de ahí para abajo todos y cada uno van a tener que dar una explicación a las autoridades porque es un hecho muy grave. No estamos hablando de un error administrativo sino de un delito", sostuvo el defensor.
Además, agregó: "Esta fuga se produjo 10 días después de la sentencia y no son cosas que se organicen en ese tiempo, tengo que penser que esto estaba acordado desde antes del juicio y en ese caso estaríamos hablando de una participación necesaria de todos los involucrados en la fuga".
 

Ejemplar: