Nueva victoria 2 a 0 en el clásico para condenar a Quilmes

0
Compartir

Por Guido Cichello.-Defensa ganó 2 a 0 en su visita a Quilmes gracias a los goles de Ignacio Rivero y Andrés Ríos. El equipo dominó de principio a fin ante un Cervecero que está muy comprometido con el descenso.

Fueron diez días soñados, pocos iban a imaginar que el equipo iba a lograr la clasificación en Brasil ante el San Pablo y que luego iba a ganar los dos clásicos ante Quilmes y por la misma diferencia, 2 a 0 en casa y el mismo resultado en el Centenario. No es un dato menor decir que mereció lo que logró y que todo es fruto al esfuerzo y al trabajo que viene realizando el plantel junto a Sebastián Beccacece entrenador que semana a semana se mete en la historia grande del club. Se viven momentos de gloria en lo deportivo e institucional, nunca el club estuvo en las primeras planas y logrando tan buenos resultados, sobre todo por cómo se consiguen, siendo netamente superior a sus adversarios. Quilmes jugó como cuando un equipo chico enfrenta a uno poderoso. En el partido de ida se dedicó a hacer tiempo y en el de vuelta, ya en su estadio, no le pudo encontrar la vuelta a un rival indescifrable. Qué decir de éste avasallante Defensa y Justicia. Todo bien hace el Halcón, encontró la solidez defensiva, equilibrio en el medio campo y gol en sus delanteros. Hace mucho que el Halcón no tiene un mal partido o es superado por algún rival.

 

Desde que Beccacece está sentado en el banco de relevos, siempre fue protagonista sin importar la condición o lo poderoso del rival. Ésta vez era el turno de un Quilmes golpeado por el clásico anterior y por el hecho de haber ingresado a la zona del descenso. Defensa sabía que tenía quedarle el golpe de gracia y sólo lo iba a conseguir sumando nuevamente de a tres en el clásico. Ambos salieron a buscar los tres puntos, pero el Halcón demostró todo su potencial, ganó todos los duelos individuales y pudo traducir en la red la supremacía en el juego. Con un jugador de Quilmes había dos del Halcón, y cuando la tenía no de Defensa, las opciones de pase eran variadas, en cambio el local sólo inquietó con algún balón detenido y no más que eso. La gente también jugó un papel importante. El gol de Ignacio Rivero terminó de desatar la furia en los hinchas de Quilmes. Todo el segundo tiempo los de Cristián Díaz tuvieron que lidiar con los insultos de su gente. El murmullo constante y las canciones de su hinchada, denotaban el mal momento que atraviesa el Cervecero a nivel deportivo e institucional. Todo lo contrario pasa en la vereda de enfrente. Defensa viene siendo un club modelo desde hace varias temporadas, y ahora lo coronó con la clasificación en la Sudamericana y los dos triunfos en el clásico. Hay material para seguir soñando a pesar de que Beccacece se irá a la Selección Nacional, como ayudante de campo de Sampaoli, a partir de julio. Los dirigentes tendrán que focalizar en su reemplazante el club debería tener características similares. Va a ser difícil lograr los resultados que actualmente ha conseguido el equipo. La vara quedó demasiada alta para un club humilde que está viviendo sus horas de gloria. El hincha disfruta de éste equipo, sabe del esfuerzo del plantel y el sueño es compartido por todos. Ahora el gran objetivo es clasificar a las Copas, seguir lo más lejos posible en la actual Sudamericana y pasar de rondas en la Copa Argentina. Soñar no cuesta nada, y con el presente del equipo, menos aún.

 

Comentarios

comments

Compartir