Nuevo documento de la CICOP: “Falencias en Desarrollo Social”

0
Compartir

Como venimos denunciando públicamente desde el mes de marzo, el intendente y los/as funcionarios de turno se encuentran sin dar respuesta a los pedidos de los/as trabajadores/as que no reclamamos ni más ni menos que condiciones dignas de trabajo, condiciones edilicias que no pongan en riesgo nuestra vida ni de la población que asistimos diariamente, y salarios justos.Es por ello que nos manifestamos y ponemos en evidencia que la situación de los/las trabajadores/as, tanto de la Secretaría de Salud como de Desarrollo Social del municipio no escapa a las políticas de control y recorte a las que deciden recurrir una y otra vez. Y dejamos en claro que creemos que no son decisiones ingenuas, sino más bien son decisiones políticas. En la Secretaría de Desarrollo Social, las trabas burocráticas emitidas por orden de la Secretaria, Adriana Alonso, requieren personas que las ejecuten. Así es como se somete al personal a cargar con actividades que exceden a su tarea, quitando tiempo de trabajo para las competencias asignadas, anulando así la disposición necesaria para la realización de tareas de Promoción de Derechos. Al mismo tiempo se confronta así a trabajadores/as con las personas usuarias, teniendo que dar la cara, frente a la negativa, y el recorte de recursos y la clausura de puertas. Recursos que sabemos que existen y sospechamos que se están destinando para el clientelismo y la campaña política.En promedio se presentan hasta 70 personas al día consultando en las oficinas de atención a la demanda espontánea, teniendo que una/o, a veces dos, profesionales cargar con esta tarea. A todas ellas se las atiende si se consigue un espacio para poder escuchar estas demandas.Existen áreas que se abren sin condiciones edilicias óptimas u ocupando espacios destinados a otras funciones. Es así, que con sólo recorrer los pasillos del área central se aprecian las prioridades de las funcionarias. Las inversiones se dirigen a las cámaras que vigilan a trabajadores/as y público en general, al monitoreo de las mismas y al sistema de fichado por huella digital.Si la población tiene la suerte de que el/la profesional adquiera una oficina, y no le toque hacer su consulta en el pasillo, estos espacios son de reducidas dimensiones, muchas de ellos sin ventilación ni calefacción, todos realizados a base de durlok, que ofician de paredes que muy poco preservan la intimidad de los relatos de los/as usuarios/as.Por otra parte, si se presta atención a las imágenes de pasillo emitidas, se verán a los/as trabajadoras/es que tempranito arrancan su trajín para ir en busca de oficinas libres. Se tocan las puertas, se saluda a compañeras/os y se pregunta:¿está libre la oficina? Todo esto para contar con lugar para trabajar, poder dar una escucha integral, en un ambiente que preserve mínimamente a los/as usuarios/as.Es de público conocimiento la situación de los Equipos Técnicos, la falta de profesionales para dar respuesta a la demanda en áreas tan complejas como Discapacidad, Niñez, Género, Tercera Edad, Asistencia Directa, entre otras. Pocas personas atendiendo múltiples y urgentes necesidades: problemas crónicos de salud, situaciones de calle, violencias, abusos, situaciones de riesgo extremo, entre otras. Todas ellas involucran intervenciones en urgencia que atañen a más de un área de la Secretaría.No todas/os las/os trabajadores/as logran que estas condiciones nefastas no los/as consuman. Ejemplo de ello es el Equipo Técnico del Servicio Local de Niñez de San Francisco, que permaneció abierto por tan sólo 4 (cuatro) meses, y ante las condiciones de trabajo tan deplorables, tres de sus cuatro profesionales renunciaron, quedando cerrado el espacio que con tanto ímpetu inauguraron los/as funcionarias, completando la foto del álbum de campaña.Como si todo lo mencionado fuera poco, los obstáculos no se terminan ahí. Cualquier ocasión es oportuna si se quiere demostrar el poder y amedrentar a los/as trabajadores/as. Muchos/as de los/as funcionarios/as, Directores, Subsecretarias, Secretaria se dedican a ejercer un claro hostigamiento y persecución a los/as trabajadores en la tarea cotidiana, señalando la participación gremial, intentando por todos los medios arrebatar derechos, incluyendo reducir cargas horarias y salarios.También son moneda corriente, las amenazas constantes respecto a plazos de respuesta a la tarea cotidiana, los intentos de traslados arbitrarios,  los llamados telefónicos para contar asistencia a los Equipos Descentralizados, la subestimación del trabajo de los/as profesionales, la supervisión (control) limitada exclusivamente a casos que han trascendido en las Redes Sociales son una muestra de su arbitrariedad respecto a los/as trabajadores/as.Mientras tanto una política que reina en la Secretaría es la asignación de direcciones de área por afinidad política o amistades a personal no idóneo que no se encuentra en condiciones de desarrollar tareas de coordinación de espacios, en caso de que asista a su puesto de trabajo. Es más, con sólo dar un vistazo nos encontramos la creación de Direcciones de área, subsecretarías, coordinaciones, con el fin único de beneficiar a personas afines a la gestión.Y por si faltaba más, recordemos el salario con el miserable aumento dispuesto por el gobierno municipal,  recibiendo en las categorías profesionales un sueldo de $190 por hora.
CICOP Florencio Varela.

Comentarios

comments

Compartir