Posición del SUTEBA Florencio Varela en la discusión de los cupos alimentarios escolares

0
Compartir

(Comunicado) A un mes y medio de iniciado el Ciclo Lectivo 2017 y dado el tratamiento público que ha tenido por parte de las autoridades del Consejo Escolar de nuestro distrito y de representantes de fuerzas políticas del Honorable Concejo Deliberante el tema referido a la cantidad faltante de Cupos del Servicio Alimentario Escolar, desde el SUTEBA FLORENCIO VARELA, creemos necesario realizar las siguientes consideraciones con el fin de que la acuciante emergencia nutricional y alimentaria que se palpa diariamente en las Escuelas Públicas no sea objeto de un abordaje superficial ni interesado ni estigmatizante de nuestra Comunidad Educativa.
Hasta el momento, lejos de trabajar por restituir y garantizar el derecho a una alimentación nutritiva, sana, en cantidad y con calidad, sólo se han puesto en evidencia las falencias largamente denunciadas por los Docentes bajo las diferentes gestiones de los organismos responsables, como así también el oportunismo peligroso y demagógico sobre una situación gravísima a la que el oficialismo ,en la Provincia de Buenos Aires, insiste en no dejar de contribuir con total ausencia de sensibilidad social y bajo el eufemismo del “sí se puede”.
En primer lugar, el aumento de solicitudes de incorporación al Servicio Alimentario en las Escuelas, como el aumento de la cantidad de niños y niñas en Comedores Comunitarios garantizados por Organizaciones Sociales, tiene como causa la caída de los ingresos de los trabajadores y la pérdida de fuentes de trabajo producto del brutal ajuste ideado por el Gobierno Nacional, que produjo en 17 meses de aplicación sistemática del libreto neoliberal una deuda externa de 192 mil millones de dólares, la generación de 250 mil despidos en el sector privado y productivo, el cierre de más de 4000 Pymes y el crecimiento de la pobreza en un nuevo millón y medio de personas.
Sumado a esto, las políticas tarifarias que garantizan la transferencia de recursos económicos de los sectores populares a las empresas de servicios públicos que ocupan posiciones oligopólicas, como el agua, la luz, el gas, el combustible, etc. obligando a los jefes de hogar de los sectores más perjudicados a decidir entre calefaccionar la vivienda familiar o servir el plato lleno de comida para todos en el almuerzo o la cena.
La presencia de mayor cantidad de niños, niñas, jóvenes y adolescentes en los Comedores Escolares es producto del empobrecimiento de sus familias.
El DMC dejó de ser Universal porque los cupos ya no cubren la totalidad de la matrícula, y si en las escuelas ningún alumno deja de acceder a un desayuno o una merienda es porque a quienes trabajamos en ellas nos conmueve la necesidad y luchamos para garantizar, en este caso, el derecho alimentario de los pibes.
La insuficiente cantidad de Cupos en las diferentes modalidades del Servicio Alimentario Escolar no es sólo lo que hay denunciar.
También es el escaso valor en vitaminas y proteínas por raciones magras, cuando la comida es buena. También hay que denunciar el exceso de productos que sólo aportan carbohidratos y azúcares cuando la comida es mala y lo que invierten desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, gobernada por María Eugenia Vidal, son $12,60 como máximo por un plato en la mesa de las escuelas bonaerenses.
Mientras tanto la misma Alianza Cambiemos gobierna la Ciudad de Buenos Aires y establece un Servicio Alimentario Escolar con un valor por cupo de $40 por alumno.
Es cierto, esos $12,60 son producto de una decisión de la gestión del gobierno de la Alianza Cambiemos y hay que reconocerla como un logro de la lucha de los Docentes y la Comunidad, pero lo que también es producto de las decisiones del Gobierno es la inflación que a Diciembre 2016 horadó el 45% de los ingresos de todos los Argentinos y de los trabajadores asalariados en particular.
Como también es cierto que la Alianza Cambiemos gobierna hace 17 meses en el País y en la Provincia de Buenos Aires profundizando la Exclusión Social por medio del crecimiento de la Pobreza, de la Indigencia y la Desocupación como disciplinadores de la población.
Aún así, la Escuela Pública seguirá siendo el lugar desde donde los Trabajadores de la Educación, los alumnos y sus familias seguiremos luchando a brazo partido contra el Hambre, por el Presente y por un Proyecto de Vida para nuestros pibes

Comentarios

comments

Compartir