¿Qué habría pasado si el Subsecretario de Seguridad del Gobierno Municipal hubiese estado armado?

0
Compartir

Sr. Director:
En razón de los incidentes que se generaron frente a la Municipalidad de Florencio Varela, en el marco de una protesta de agricultores de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), deseo manifestar que lamento profundamente el resultado de los mismos, que desembocaron en lesiones a la persona del Subsecretario de Seguridad municipal y la detención de dos manifestantes.
Sin desatender el fondo de la cuestión, va mi deseo de una pronta recuperación de la salud de Oscar Cano y mi solidaridad con los manifestantes.
Es preocupante que quienes deben tener la templanza y la cordura necesarias para actuar en éste tipo de acontecimientos la pierdan y, lo que es aún más grave, inciten a la violencia.
¿Qué hubiera pasado si en ese estado emocional el Comisario Mayor (en retiro activo) de la Policía Bonaerense, y actual Sub Secretario de Seguridad del Gobierno Municipal, hubiese estado armado?
Es llamativo y preocupante que el Gobierno Municipal local se alinee con aquellos que sostienen la teoría de criminalizar la protesta.
¿Por que los funcionarios municipales, según se observa en las imágenes fílmicas, rompen el cordón policial e irrumpen provocando y lanzando golpes sobre los manifestantes?
¿Los funcionarios municipales están emocionalmente en condiciones de abordar problemáticas o ser los interlocutores del Gobierno ante legítimos reclamos de organizaciones sociales que entienden que no son escuchadas y, lo que es aún peor, atendidas, sus justas demandas? Parecería que no.
Es también muy llamativo que todas las movilizaciones que han ocurrido en los últimos 25 años, durante la gestión de Julio Pereyra, nunca hayan derivado en represión y/o violencia institucional.
Los manifestantes realizaban un reclamo solicitando soluciones que, a su criterio, son necesarias para el normal desenvolvimiento de sus actividades económicas, como la declaración de la emergencia agropecuaria por las pérdidas ocasionadas por el temporal de fines de abril pasado (en cuyo sentido ya actuó el Concejo Deliberante local solicitando el dictado de dicha medida), y el arreglo de calles de la zona rural para garantizar el acceso del transporte público de pasajeros y la salida de los productos de sus labores.
Sin entrar en discusiones jurídicas, doctrinarias, partidarias o filosóficas, día a día observamos que la economía en todo el país no es favorable para un amplio sector de la sociedad, y de la implementación de las políticas económicas nacionales y sus consecuencias no está exenta nuestra ciudad.
El Departamento Ejecutivo, con este tipo de acciones, no contribuye en nada a mejorar las condiciones de vida de los varelenses.
Quien fue ELEGIDO como intendente en las últimas elecciones tiene la responsabilidad de encauzar y ordenar las acciones del gobierno municipal.
Y quienes tienen la responsabilidad y la obligación de atender a quienes pacíficamente peticionan o reclaman y solicitan respuestas no pueden escuchar las demandas de las organizaciones y vecinos bajando las persianas del Municipio y flanqueados por la Guardia de Infantería.
No se pueden resolver los problemas si a QUIENES reclaman los reprimen, y peor aún, dejan una señal de intolerancia del Gobierno Municipal con aquellos que reclaman, tengan o no razón. No es así como se mantendrá la Paz Social.

Gualberto Ríos
El autor fue concejal y Presidente de la Comisión de seguridad derechos humanos del HCD.

Comentarios

comments

Compartir