¿Quién puede descuartizar un caballo y tirar los restos en un basural del barrio Villa Arias?

0
Compartir

Esto sucede en Florencio Varela. Uno de los emblemáticos basurales que no se pueden erradicar.

No es la primera vez que publicamos como se genera este basural y como se erradica con la mano de obra municipal. Una y otra vez y así seguirán por días, por semanas, por meses y por años. Una y otra vez. Sin continuidad de solución. Ya no alcanzan las charlas de concientización ambiental. Ya no alcanza el voluntariado ambiental y todo lo atinente para meterle en la cabeza a la gente que no está bien sacar la basura de la casa y tirarla en el descampado más cercano.
Este basural es el icono de los basurales. En febrero de 2018 publicamos una foto de este lugar con el comentario que los carros y vecinos estaban generando un basural a cielo abierto. Se trata de un predio descampado ubicado detrás del taller de la línea 178, La Colorada, en el barrio de Villa Arias. Julio Pereyra, por entonces intendente municipal, le dio a su gabinete 90 días de plazo para avanzar en políticas de fondo para contrarrestar estos focos de infección o caso contrario que presenten sus renuncias. Así lo hizo conocer en un comunicado el municipio. Comenzaron todos a trabajar sobre el particular. De inmediato este basural fue erradicado con máquinas viales y camiones. Publicamos desde entonces tres artículos más sobre el basural. A cada publicación, la erradicación. Hubo hasta disputas barriales por la autoría del reclamo para la limpieza. Con la orden de Pereyra se generó por casi 6 meses la instalación de un puesto de vigilancia, con guardias comunales y camioneta Ranger, en Cariboni y Hudson, para que los carros no tiren basura. Ver hoy para creer. Levantaron el puesto y regresaron los basurales. En este Varela las cámaras de fotomultas están muy atentas para sancionar el cruce de semáforos en rojo, pero las otras cámaras, las de monitoreo, no ven un carro con basura. Detalles de gestión, se dice.
El basural de Villa Arias ya paso todos los límites previstos. Descuartizar un caballo y tirarlo en partes en el lugar ya no es un hecho particular, ya es mucho para una sociedad que busca crecer pero que lucha contra políticas que no dan frutos. En Varela no se prohibe la tracción a sangre. No se sancionan a los generadores de basurales. En otras palabras: No pasa nada.

Comentarios

comments

Compartir