Río Gallegos: Capital nacional de la grieta

0
Compartir

¿Hay recursos o no hay recursos? Gran pregunta para Santa Cruz, que no será intervenida, tal como lo ha ratificado el Ejecutivo Nacional. El diputado nacional Eduardo Costa (UCR/Cambiemos-Santa Cruz), afirma que hay recursos y que es cuantiosa la asistencia desde la Nación. 

(Urgente 24) La titular del Consejo Provincial de Educación, de Santa Cruz, María Cecilia Velázquez, informó que hay recursos y por eso se comenzó a pagar a los docentes, aunque no resulte en tiempo y forma, objetan los sindicalistas. Es cierto que los K gobiernan Santa Cruz desde 1987, apenas 4 años menos que los Rodríguez Saá en San Luis, y la comparación es terrible para los patagónicos. Hoy día, la grieta pasa por Santa Cruz, no sólo porque la gobierna Alicia Kirchner y porque es el domicilio permanente de Cristina Fernández de Kirchner sino porque Cambiemos siente que la Ley de Lemas fue una trampa para que Costa no se encuentre al frente, tal como hubiese sucedido sin Ley de Lemas. La situación puede complicarse más antes de las elecciones de octubre.
María Cecilia Velázquez, recientemente asumida como titular del CPE (Consejo Provincial de Educación), y quien, tal como lo recuerda El Diario Nuevo Día, de Río Gallegos, es quien se hizo famosa por su dicho «jóvenes y jóvenas», envió un mensaje de audio vía Whatsapp afirmando que la manifestación de la noche del viernes 21/04 y madrugada del sábado 22/04 estuvo armada por sectores afines al diputado nacional UCR-Santa Cruz, Eduardo Costa, y el Partido Obrero.
Velázquez señaló en el audio: «Lo que vimos es una operación mediática y de inteligencia muy importante. Lo que había en la calle no eran docentes, era la cúpula militante del Partido Obrero y de los Radicales de Costa, que es Macri en Santa Cruz.» Ella agregó: «Fue muy feroz la embestida y básicamente tiene que ver con los intereses que está queriendo jugar, quedarse con la provincia y polarizar con Macri arriba para decir que éste modelo, el kirchnerismo y Cristina no sirven e intervenir, quieren la cabeza de Alicia.»
Luego habló del comienzo del pago de los haberes, como minimizando los argumentos de la marcha: «(…) los docentes no lo dijeron, bah en realidad no los docentes sino los que estaban ahí, la cúpula del Partido Obrero, pero los docentes de Santa Cruz que cobraban hasta 15.000 pesos ayer empezaron a cobrar y empezaron a cobrar tres localidades que ganan hasta 25.000.»
Velázquez insistió: «Esto no fue una protesta, fue otra cosa, ustedes lo saben, pero necesitamos meterlo en las redes, en todas las de Santa Cruz para que la gente sepa que vienen por todo, no vienen por todos los santacruceños y santacruceñas, vienen por el modelo que Néstor desarrolló durante 20-30 años y después lo llevó a Argentina, por eso vienen acá. Entonces hay que poder decirlo desde muchos lugares para que los santacruceños lo entiendan.»
Y ella desestimó que hayan sido docentes en su mayoría los que asistieron a la manifestación y concluyó: «No estaba la mayoría de los docentes, en Santa Cruz hay alrededor de 11.000 docentes y había ahí 100 o 200 personas militantes del Partido Obrero y de Costa.»
(… La gobernadora Alicia Kirchner dijo que la provincia perdió el 17% de los ingresos que tiene por las regalías petroleras. Y salió a pedirle autorización al Gobierno nacional para tomar deuda en el exterior. Las negociaciones siguen en pie, pero en la Casa Rosada recuerdan que Santa Cruz está prácticamente en cesación de pagos y la propia gobernadora dice que su provincia está en quiebra.
Sin embargo hay funcionarios que intentan acercar posiciones, porque entienden que la crisis extrema en Santa Cruz no es buena para nadie. Por eso el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se comunicó con el vicegobernador Pablo González. Y tras esa conversación, el Presidente condenó el “ataque” a la residencia de la Gobernadora y repudió la “violencia como método”.

Como un gesto político a Alicia Kirchner, Macri no aludió a la represión policial a los manifestantes, algunos de los cuales fueron heridos. Pero no mantuvo un contacto directo con la Gobernadora, fiel al trato que dispensa a Santa Cruz. De hecho, el Presidente no visitó la provincia en lo que va de su mandato y tampoco lo había hecho durante la campaña electoral que lo llevó a la Rosada.
Al Presidente no le hace gracia tener que auxiliar económicamente a Santa Cruz –fuentes oficiales estimaron que la Nación le envió $ 25 millones por día desde que Cambiemos desembarcó en el poder- ni tampoco que se llegue a la situación de tener que mandar a la Gendarmería. En este contexto, la sola mención de la intervención federal le pone los pelos de punta al mandatario.
El problema de Macri no es con la Gobernadora ni mucho menos con los santacruceños, sino con Cristina Kirchner. La ex presidenta ordenó a sus seguidores que tengan una actitud hostil contra su sucesor, lo que derivó en los escraches a los que fue sometido el jefe de Estado, el último de ellos la semana pasada en Tandil. Por eso las apariciones del Presidente son mantenidas en reserva.
El sábado, por caso, participó de un timbreo en Lobos junto a la gobernadora Vidal, pero su presencia no fue anunciada oficialmente sino hasta que se concretó. Los estrategas de la alianza gubernamental decidieron preservar la figura presidencial en el Conurbano, donde su imagen negativa supera a la positiva.
De acuerdo a diversas encuestas, el apoyo a Cambiemos baja al 18% en la Tercera Sección Electoral, donde está fuerte Cristina Kirchner aún sin confirmar ninguna candidatura. En algunos distritos de esta región del Gran Buenos Aires, la ex presidenta oscila el 40% de intención de voto, aunque la cifra llegó a ser mucho mayor poco tiempo atrás. Ese posicionamiento no sólo perjudica al Gobierno, sino también a opositores como Massa. (…)».

Comentarios

comments

Compartir