Rodrigo del Santo: Artista metalúrgico

0
Compartir

Hasta fines de Septiembre, en el museo de Artes Visuales e Historia de Florencio Varela, ubicado en el antiguo edificio de la municipalidad, sito en la calle 25 de Mayo y Chacabuco se puede visitar una muestra de arte con gran diversidad de propuestas. Es a la entrada de dicho museo donde el espectador visitante se encontrará con un enorme caballo alado de fierro ensamblado con diversas piezas, esta escultura y otra más pequeña, forman parte destacada de la mencionada muestra colectiva y son creaciones salidas de la imaginación del artista varelense Rodrigo del Santo, seudónimo artístico de Rodrigo Correa, que antes que «artistas» se define como «metalúrgico» dado que es en este gremio , donde, (llevado a trabajar por Ricardo Correa, su padre) aprendió el oficio de unir metales a la perfección y esto se puede comprobar fácilmente al observar sus potentes esculturas.
Para el artista, nos cuenta, que todo empezó cuando una tía de nombre Eva le sugirió que hiciera unos adornos para jardín y así, casi de casualidad, Rodrigo fue descubriendo que podía materializar todo un mundo que habita en su interior, primero fueron objetos en pequeña escala: molinos; jirafas; gallos; flamenco, etc.

 

«Cuando me pongo a trabajar lo hago escuchando música todo el tiempo», dice, este fervoroso artista, de la música metálica. Esto también queda plasmada en las motos, vehículos y Cyborg-robot que inventa con un estilo propio, fuerte, sintético y siempre todo con material reciclable. Así, engranajes, tenedores y bujías pasan a transformarse en creaciones increíbles.
El nombre artístico de Rodrigo del Santo se debe al barriodonde tiene su taller: Santo Tomás, uno de los tantos barrios varelenses donde hay increíbles artesanos que dan cuenta de un ingenio a toda prueba para sobrevivir en estos tiempos tan difíciles.
Cabe mencionar que Rodrigo llega a esta exposición invitado, con muy buen criterio, por el Sr. Mauro Prado, del mencionado museo, donde quien esto escribe vio llegar al escultor con su hijo Ciro, que es artista filetero, trayendo la monumental escultura equina por sus propios medios y esfuerzo, lo cual no habla muy bien de la organización de la muestra municipal.

 

Según he podido averiguar por ahí, el artista ha sido «apalabrado» para exponer en el hospital El Cruce y en la UNAJ y sería bueno, es mi opinión, que se le aportara a este y otros artistas que están fuera del «encumbrado circulo artístico varelense», la logística y recursos necesarios para que puedan desarrollar su magno arte, porque el arte también alimenta al pueblo. Y ambos están en nuestros barrios.
Con todo respeto.
Tinta Cruel

Comentarios

comments

Compartir