Tetas 2.0: Los riesgos de ser muy conservador en las redes sociales

0
Compartir

Las políticas de censura del pezón femenino en estas plataformas han generado repudio a nivel mundial. ¿Cuáles son los riesgos de esta prohibición?
El pezón es una pequeña protuberancia en la parte central de la mama en la cual desembocan los conductos lácteos, y está rodeado de un área de piel con una pigmentación más oscura conocida como areola. En realidad, es mucho más: el complejo areola-pezón es un símbolo de femineidad y sensualidad, pero también se ha constituido como signo de la opresión que algunos sectores de la sociedad ejercen sobre el cuerpo de la mujer, enmascarado en una visión puritana del buen gusto.
La censura en las Redes Sociales del cuerpo femenino – especialmente del pezón – ha sido criticada por gran parte de la sociedad. En nuestro país, las campañas Tetas x Tetas y Todos Aman las Tetas generadas por MACMA pusieron en evidencia esta política de las plataformas 2.0, principalmente Facebook e Instagram; y a nivel mundial, pueden encontrarse fotografías que buscan reapropiarse del modo en que se visibilizan estos cuerpos bajo el hashtag #freethenipple (#LiberenElPezón).
Este tipo de imágenes, que incluyen desnudos, pero no están asociadas a la pornografía, también es publicado desde las cuentas de reconocidas marcas de moda y figuras internacionales, ya sea con objetivos puramente artísticos o como adherencia al movimiento #freethenipple.
El correlato offline de estas políticas pudo evidenciarse en dos casos locales de gran alcance mediático: en julio de 2016, la Policía Local de Vicente López intentó detener a una mujer que estaba amamantando a su bebé en una plaza pública; y el pasado enero, un operativo policial impidió que tres mujeres realizaran topless en Necochea. En ambos casos, la respuesta fue la organización a través de las Redes Sociales (sí, los mismos espacios que censuran el pezón) de un “tetazo” masivo.
El doctor Luciano Cassab, miembro de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM), explica que: “Los tabúes que rodean a las mamas, en especial al pezón, tienen consecuencias a nivel social y cultural, pero también vemos sus repercusiones en nuestra área. El amamantamiento, por ejemplo, no sólo es fundamental para la salud del bebé, sino también para la de la madre. Asimismo, al momento de concientizar sobre el cáncer de mama y enseñar a las mujeres a reconocer signos de alerta, no poder mostrar fotografías del pezón es un obstáculo enorme.”
Si bien el mastólogo destaca que el cáncer de mama suele ser asintomático en sus estadios iniciales, es fundamental que la mujer esté atenta a los cambios en sus mamas para poder consultar al especialista en caso de que note algo fuera de lo común: “La enfermedad de Paget, por ejemplo, es un tipo de cáncer de mama no muy frecuente, que tiene como predilección manifestarse a través del pezón y extenderse hacia la areola, con prurito en la zona, eczema, enrojecimiento y descamación”, detalla Cassab. Es importante que, en caso de detectar alguno de estos síntomas, las mujeres consulten al especialista: “Cuando un pezón se retrae o se hunde cuando no estaba así antes, es decir, siempre apuntó hacia afuera y de repente se mete hacia adentro y aún estimulándolo no sale, es necesario consultar al mastólogo para descartar que no haya una lesión que pueda estar generando esta retracción”, menciona la doctora Carola Allemand, también miembro de la SAM, y agrega: “Otros signos a los que se debe prestar atención: cuando un pezón ha cambiado de forma o tiene cambios en la piel; en caso de que se torne sensible y no esté relacionado con el ciclo menstrual, cuando presenta secreción o en caso del desvío asimétrico.”
En resumen, podemos decir entonces que el pezón excede su función biológica – el amamantamiento – y se constituye en una señal de alarma muy importante para la salud mamaria de la mujer. Su censura en las Redes Sociales ha dejado en evidencia el doble discurso moral que impera en nuestra sociedad, y ha forzado al uso reiterado de recursos creativos que permiten sortear los absurdos obstáculos al momento de efectuar las tan necesarias campañas de detección temprana del cáncer de mama, enfermedad que aún hoy afecta a 1 de cada 8 mujeres.
Paradójicamente, aquellas campañas que han logrado saltar la valla han obtenido un fuerte efecto “viral”. ¿Pero no sería más apropiado que las plataformas 2.0 den un giro verdaderamente revolucionario en este sentido?

Asesoramiento:
Dr. Luciano Cassab Mastólogo – MN 79.867 – Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Jefe Sección Mastología Hospital Prof. Dr. César Milstein (ex Htal. Francés)
Dra. Carola Allemand Mastóloga – MN 114.058 – Miembro de la Sociedad Argentina de Mastología – Hospital Italiano de Buenos Aires

Comentarios

comments

Compartir