Todo el peso de la ley para Pablo Palacios por atropellar a Daniela Méndez y fugarse

0
Compartir

El titular del Juzgado de Garantías Nº 6 de Florencio Varela, doctor Diego Agüero, decretó la prisión preventiva y caratuló el caso como Homicidio Simple, que preve una condena de entre 8 y 25 años de prisión. El magistrado entendió que Palacios se daría a la fuga, como lo hizo al atropellar a Daniela, quien falleciera en la avenida Senzabello el 29 de septiembre pasado.

El Juez Penal de Florencio Varela, Diego Carlos Agüero, resolvió que el conductor del Chevrolet Astra que embistió y provocó la muerte de Daniela Méndez el pasado sábado 29 de Septiembre, a la salida de una fiesta de egresados, en la avenida Senzabello y Ameghino de Florencio Varela, permanezca detenido por el delito de homicidio simple ante el riesgo de fuga que implica en el conductor, quien tras atropellar a la victima huyo.
El Juez entendió que la conducta del detenido, de ver que salían de una fiesta más de cien personas, no bajó la velocidad y continuó la marcha frente a esa situación, demostraba que se pudo representar que podría lesionar o matar a una o varias personas, y no sólo sucedió lo peor, la muerte de la joven Daniela Méndez, sino que no se detuvo a socorrer a la misma.
Con esa decisión el Juez de Garantías modificó la carátula de la Fiscalía que le había tomado indagatoria al acusado y pedido la detención por homicidio culposo agravado y decidió que siga detenido por el delito de homicidio. Varela al Día accedió en forma exclusiva al fallo del juez. Reproducimos los párrafos más significativos de la resolución de 12 páginas.

la resolucion
IV. DECLARACION
DEL IMPUTADO:
Que a fojas 164/167 se encuentra el acta a tenor del artículo 308 del ceremonial, mediante la que PALACIOS, por consejo de su defensa no prestó declaración.
V. DELITO:
Que el hecho que describiera en el acápite I y que fuera oportunamente atribuido al nombrado encuentra adecuación típica en el delito de homicidio simple, en los términos del artículo 79 del Código Penal.
Que aparecen en autos elementos de convicción suficientes e indicios vehementes para suponer que el detenido en autos, resulta ser en principio, autor del injusto penal reprochado, en base a las conclusiones de las pericias realizadas sobre el auto secuestrado y que conducía, el relato de los testigos presenciales del suceso y los informes médicos que dan cuenta del motivo del fallecimiento de la víctima de autos.
Que los elementos de prueba antes ponderados resultan suficientes para adecuar el hecho en el delito de homicidio simple.
Que el dolo eventual lo encuentro demostrado con las declaraciones testimoniales y los informes periciales antes valorados, que dan cuenta que en el automóvil que conducía PALACIOS, en exceso de velocidad, por una zona donde egresaban centenares de personas de una fiesta, embistió a quien en vida fuera Daniela Ayelén Mendez, quien cruzaba una calle, la arrastró por varios metros y no se detuvo dándose a la fuga y presentándose a derecho veinticuatro horas después.
Que esa acción elegida por el detenido en autos, demuestra que se representó que podía lesionar o matar a una o varias personas si continuaba con su conducción a exceso de velocidad, y continuó la marcha provocando así la muerte de una joven de dieciocho años de edad, demostrando el desprecio por la vida ajena al no detener su marcha y hacerse responsable de las consecuencias de su conducta.
En conclusión, teniendo en cuenta la calle, la cantidad de gente que se encontraba en la vía pública y la velocidad en la que se desplazaba el imputado con su vehículo, no existía otra posibilidad u oportunidad de evitar el resultado -muerte.
Asimismo, la circunstancia de haber transitado por más de cincuenta metros con el cuerpo de la víctima sobre el capot del automotor y no detener la marcha, demuestra que no estamos ante un hecho no representado; valga el ejemplo, si sucede el inesperado más de cincuenta metros con el cuerpo de la víctima sobre el capot del automotor y no detener la marcha, demuestra que no estamos ante un hecho no representado; valga el ejemplo, si sucede el inesperado suceso de atropellar a una persona, la conducta esperada es detener la marcha y PALACIOS continuó la misma, hasta que cayó el cuerpo de la mujer víctima y luego se dio a la fuga, demostrando que se había representado que podía suceder ese evento, que se concretó y se retiró del lugar en busca de evitar la responsabilidad penal que le cabía por ese hecho.
VI. FUNDAMENTO DEL ENCIERRO PREVENTIVO:
Por otra parte, se encuentran reunidos en autos los presupuestos exigidos por el artículo 171 del Código Procesal Penal, toda vez que dada la magnitud de la pena en expectativa prevista para el delito imputado y la conducta de PALACIOS adoptada con posterioridad al hecho de no socorrer a la víctima, permiten presumir que en caso de enfrentar el proceso en libertad, el imputado intentará eludir la acción de la justicia, siendo éste el fundamento mismo de la medida de carácter cautelar que he de adoptar.

 

Por ello, siendo ajustado a derecho, corresponde y así
RESUELVO:
I. DECRETAR LA PRISIÓN PREVENTIVA de Pablo Sebastián PALACIOS, de las demás condiciones personales obrantes en autos, por considerarlo en principio autor penalmente responsable del delito de homicidio simple, previsto en el artículo 79 del Código Penal (artículos 157, 158 y 159 del Código Procesal Penal).
II. INTIMAR a Pablo Sebastián PALACIOS, para que en el plazo de setenta y dos (72) horas abone la suma de seiscientos treinta y dos (632) pesos para ser afectado a las resultas del juicio (artículo 197 del C.P.P.) bajo apercibimiento de decretarse su inhibición general de bienes.
III. DISPONER EL INGRESO del DETENIDO en una Unidad del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires en el plazo de setenta y dos horas.
IV. Regístrese, notifíquese y firme que sea líbrense las comunicaciones de ley y confiérase el traslado del artículo 336 del C.P.P.

Comentarios

comments

Compartir