Tragedia en Florencio Varela: Se incendió una casilla y murieron tres chicos carbonizados

0
Compartir

Ocurrió en el Barrio Luján. Las víctimas tenían entre 3 y 8 años. Otros dos menores y los adultos a cargo de la casa sufrieron lesiones.

En las primeras horas de ayer jueves, un feroz incendio desatado en una precaria vivienda del Barrio Luján de Florencio Varela terminó con la vida de tres hermanos de entre 3 y 8 años.
El hecho ocurrió entre la 1 y las 2 de la madrugada de ayer, en una casilla ubicada en la intersección de las calles Las Lengas y Calandria de la manzana 14 de ese barrio. El fuego se inició en un ambiente de aproximadamente tres metros por seis, construido con madera y techo de chapas. Allí dormían Lautaro Echeverría (8) y su hermana Joselin Molina (3), acompañados de otros tres hermanos: M. (11), Luciano Sánchez (5) y A. (3).
Las llamas destruyeron por completo la edificación. Producto del incendio, quedaron atrapados y murieron carbonizados Lautaro, Joselin y Luciano. Sus cuerpos fueron encontrados en una cama individual de una plaza.

 

Por su parte, las otras dos menores alcanzaron a escapar, sufrieron heridas y fueron trasladadas al hospital zonal Mi Pueblo: una de ellas presentó quemaduras en el rostro, las manos, pies y piernas, además de intoxicación de monoxido de carbono. A raíz de su cuadro, la derivaron al hospital Garrahan. La otra niña, en tanto, tuvo quemaduras superficiales en el rostro y también fue asistida por haber inhalado humo.
Los cinco estaban al cuidado de los dueños del lugar, Claudio Molina (27) y Soledad Echeverría (30), padres de Lautaro y Joselin, quienes también debieron ser asistidos: la peor parte se la llevó Soledad, quien está internada en terapia intensiva, con el 60% del cuerpo quemado. Para Claudio el daño fue menor: el fuego le afectó el 15% de la superficie corporal.
Angela Soledad Sánchez, la madre de Luciano y las menores sobrevivientes, es vecina de Claudio y Soledad. El miércoles como solía hacerlo, había dejado sus hijos al cuidado de la pareja, debido a que trabaja en horario nocturno, como empleada de limpieza en el barrio porteño de Palermo.
Hasta el momento se desconocen las causas del siniestro. Fuentes policiales informaron que la pareja mantuvo una discusión en el hospital donde fueron trasladados. “Se recriminaron uno al otro, discutieron sobre la situación pero no saben cómo se originó”.
Una hipótesis que maneja la fiscal Mariana Dongiovanni, de la UFI N° 2 de Florencio Varela, es que una vela podría haber iniciado el fuego. Por el momento la causa está caratulada como “incendio”. La fiscal dispuso tomar testimonios a los adultos responsables de los menores cuando estén en condiciones de salud para hacerlo.

HABLA LA TIA DE
SOLEDAD
Varela al Dia se contacto ayer con Belen Barrios, tia de Joselin y Luciano, quien dijo: «Queremos justicia, nunca arreglan la luz siempre entre los vecino ayudan y ponen de su bolsillo para arreglar todo y por una maldita vela perdí a mis sobrinos. Estamos destrozados. Se le prendió fuego la casa como ellos tienen su casillita al fondo y la mamá lo tiene adelante la cosa fue así, tenía una vela porque se le había prendido fuego todo»

INFORME OFICIAL
El Intendente Andrés Watson convocño ayer a una reunión con integrantes de su gabinete para examinar las acciones efectuadas hasta el momento y determinar las próximas labores del municipio mediante las áreas correspondientes según los requerimientos imprescindibles para abordar el caso.
Personal perteneciente a las mencionadas áreas del Ejecutivo local auxilió a los ciudadanos afectados por el accidente doméstico que ocasionó varios heridos de diferente magnitud más tres fallecimientos: colaboró con el cuidado de los pacientes internados, cooperó con el resguardo de las personas que resultan ilesas a través de ayuda psicológica y trazó un plan con operaciones a corto plazo para garantizar la contribución con los lesionados cuando reciban el alta médica, se señalo con un comunicado.

VICTIMAS
Identificaron a las víctimas fatales como Lautaro Echeverría (8 años), Luciano Sánchez (5 años) y Joselin Molina (3 años). La pareja conformada por Claudio Molina y Soledad Echeverría recibe diagnósticos distintos: el hombre tiene daños leves; la mujer, respira con asistencia artificial debido a las graves heridas como consecuencia del fuego. Ambos permanecen en observación en el Hospital Zonal General de Agudos «Mi Pueblo».
Alondra y Magalí Sánchez son las restantes niñas al cuidado de sus vecinos. La primera está en el Hospital Pediátrico «Juan Pedro Garrahan» por precaución: su evolución es satisfactoria; La segunda continúa en el centro sanitario ubicado en el barrio Villa Vatteone debido a una intoxicación leve por monóxido de carbono.

Comentarios

comments

Compartir