Tuvo un ACV en la sala de espera del Hospital El Cruce y le salvaron la vida con ventana terapéutica

0
Compartir

Se llevó a cabo por primera vez en el Hospital de Alta Complejidad “El Cruce” (SAMIC), una trombectomía cerebral en un paciente con Accidente Cerebro Vascular (ACV) Isquémico. Esta es una enfermedad producida por la obstrucción de alguna de las arterias que irrigan el cerebro, tiene una mortalidad del 80% y una alta incidencia de secuelas cuando el paciente sobrevive.
Ramón, de 53 años, oriundo de Pergamino, había sido operado en enero pasado de una cirugía cardiovascular en el Hospital “El Cruce”. A los dos meses de su intervención, encontrándose en la sala de espera del hospital para realizar un control de rutina por su padecimiento, sufrió un desmayo y se despertó con la mitad del cuerpo izquierdo inmóvil, ceguera del campo visual izquierdo y sin poder hablar. Inmediatamente se le realizó una tomografía cerebral, se diagnosticó un ACV isquémico y se lo trasladó a la sala de hemodinamia para repermeabilizar la arteria cerebral que estaba obstruida. A la semana fue dado de alta y ya se encuentra en su domicilio.
El Dr. Edgar Amundarain, médico intensivista del Hospital “El Cruce”, nos explica que en este tipo de enfermedades es muy importante realizar el diagnóstico rápidamente, ya que la ventana terapéutica (el tiempo en que se puede actuar desde el inicio de los síntomas) es de 3 horas para el tratamiento trombolítico con medicación por vía endovenosa y de 6 horas para el tratamiento endovascular (trombectomía por vía arterial).
El Dr. Javier Goland, neurocirujano especialista en neurointervencionismo del hospital, relata que desde el año 1995 se sabe que si se realiza un tratamiento trombolítico por vía endovenosa en las primeras tres horas desde el inicio de los síntomas, se logra reducir la incidencia de secuelas. En el año 2015, varios estudios de diferentes partes del mundo demostraron que, frente a la oclusión de algunas arterias cerebrales, es posible lograr su repermeabilización mediante un dispositivo llamado stent retriever; esto generó un cambio de paradigma en el tratamiento del ACV isquémico y la dirección del Hospital El Cruce se preocupó por estar a la vanguardia de esta terapéutica, asegurando la disponibilidad del dispositivo para tratar los casos que así lo requieran. Los mejores resultados se obtienen cuando se suman la rapidez del diagnóstico y el trabajo en equipo de las áreas de diagnóstico por imágenes, cuidados críticos y neurocirugía intervencionista.
El Dr. Federico Grau nos dice al respecto, “podemos decir que el Hospital El Cruce es un hospital con “protección cerebral”, es decir que, para aquellos pacientes que sufran un ACV dentro del mismo ya están dadas las condiciones de brindarles la terapéutica que se realiza en los hospitales más importantes del mundo”.
El equipo que participó de este procedimiento estuvo integrado por los Dres. Javier Goland y Gustavo Doroszuk, neurocirujanos neurointervencionistas; los Dres. Edgar Amundarain y Bernardo Dorfman, neurointensivistas de la Unidad Terapia Intensiva de Adultos y los Dres. Darío García y Federico Grau de Servicio de Admisión de Pacientes Críticos.

Comentarios

comments

Compartir