“Un conflicto que lleva más de tres meses”

0
Compartir

(Nuevo Documento de la CICOP- Salud no responde) Si tuviéramos que realizar un análisis del conflicto que ya lleva 15 semanas de paro y 16 jornadas con medidas de fuerza, podríamos sacar varias conclusiones al respecto: que lxs funcionarios del distrito están desoyendo nuestros reclamos, que el Intendente interino nos cortó toda posibilidad de diálogo, que lejos de convocarnos al diálogo están jugando al desgaste de los trabajadores.
Pero si tenemos en cuenta que el conflicto o la realidad y sus contradicciones son motor de cambio, cualquiera que pudiera observar con cierta distancia la coyuntura, coincidiría que nuestros reclamos son acertados, que intentamos transformar la realidad, que defendemos derechos (los nuestros y de la población usuaria), en fin: salarios justos, condiciones laborales dignas e insumos para afrontar la difícil situación económica y social presente.
16 jornadas de paro: Con asambleas, actividades de visibilización en la vía pública, asambleas con la comunidad, coincidiendo con otros actores (movimientos sociales, partidos políticos, gremios), escuchando y compartiendo con la gente la odisea de llegar a fin de mes y más difícil si además tiene algún padecimiento.
¿Qué logramos? Instalar en la agenda pública del municipio un problema que viene hace años evidenciándose, generando malestar entre los trabajadores, en los equipos y en los barrios del distrito. En el medio de una feroz campaña política, las estrategias de quienes quieren conservar el poder, intentan camuflar como logros, nuestros reclamos: Puesta en valor de los CAPS y dependencias de Desarrollo Social (pintura exterior y de algunos consultorios, impermeabilización de techos, corte de pasto en veredas y patios internos, cambio de lamparitas, cerraduras, cambio de matafuegos, contratación de personal de limpieza en algunos CAPS, etc.), porque así trabajamos, con todas esas falencias.
Aún esperamos la incorporación de más profesionales en cada uno de nuestros espacios de trabajo, los pases a planta, la puesta en funcionamiento del Hogar para Mujeres en situación de violencia, conformación, según establece la ley, de equipos completos en los Servicios Locales de niñez y género. Esperamos urgente mejorar nuestros salarios para frenar el éxodo de muchos compañeros, quebrando equipos y desalentando estrategias colectivas, y tener insumos para afrontar cotidianamente nuestras tareas profesionales.
Lejos de que se transforme en la foto para las redes y los medios, bajo algún hashtag que será obligatorio replicar hasta el cansancio, con funcionarios que en vez de gestionar políticas públicas prefieren posar cambiando una puerta, un tornillo, cargando una caja de leche o pasando enduído, les recordamos que estamos alertas, que no vamos a permitir que hagan campaña con la salud de la gente, ni con nuestro salario.
Y tengan en cuenta que, cuando el pasto crezca, los matafuegos vuelvan a vencerse, las lamparitas se quemen y la pintura se descascare, estaremos ahí, en las calles, recordándoles que la fuerza de la lucha colectiva es más contundente que un spot de campaña que no hace más que reafirmar que «Ladran, Sancho…señal que cabalgamos.»
CICOP- SECCIONAL
FLORENCIO VARELA.
En defensa de la Salud Pública.

Comentarios

comments

Compartir