Una especial reunión del Tarumá Literario

0
Compartir
Escritores del Tarumá

Con una propuesta de cambio en la actividad y el modo de encarar la creación literaria, se reunieron conspicuos miembros del Tarumá Literario en la sede de la Asociación Civil «La Conurbana», donde se desarrolló una extensa e interesante charla sobre la filosofía y sus diversas vertientes. Un avance para quienes desde hace años trabajan en el la literatura, el teatro y el arte en general, tratando de popularizar, -no vulgarizar- distintos conocimientos universales, para que puedan se apreciados desde nuestro espacio y tiempo.

La provocación, el desafío que se propuso desde este añejo movimiento literario, fue definir o describir un hecho de la realidad desde el punto de vista personal, y luego, en saludable ejercicio, colocarse en el lugar del otro -aunque sea por un momento- para describir el mismo hecho desde su punto de vista. En este sentido, fueron desfilando los temas, con el aporte muy interesante de una invitada de la provincia de Misiones, que abarcaron religiones, mitos, educación, familia, realidades con contradicciones y puntos de acuerdo muy interesantes.

Inevitablemente aparecen las dos aguas que bañan a la sociedad de nuestro tiempo y cuyas raíces, asientan en épocas coloniales. Temas sobre los que suelen abundar muchos medios de comunicación, pero que fue interesante abordar entre casa. Cumpliendo con la tarea que propusiera a otros, la coordinadora y creadora del Tarumá, entregó a los presentes esta breve reflexión: El mismo Tarumá literario.
«Visto por quienes desean promocionar la cultura local, nacional y popular, el Tarumá es algo positivo, al alcance de todos, municipal en sus orígenes (desde 1996) puso a la institución en el compromiso de editar un libro, en el que los vecinos podían expresarse a través de la palabra. Su costo fue mínimo, mil ejemplares a un dolar cada uno, no significaron una carga muy pesada para el presupuesto comunal, a la vez que sus integrantes -generalmente de ingresos modestos- no tuvieron que hacer desembolso alguno, ni siquiera cuando las delegaciones compuestas por muchas personas, se presentaron en la Feria Nacional del Libro. En esencia, fue y es proclive a la humildad y a la igualdad, sin ambiciones de éxitos ni reconocimientos individuales.
Una mirada liberal, diría que el Tarumá es un competidor desleal, que ataca a la libre empresa, ya que producir un libro a un más bajo costo, no le daría ganancia a ningún empresario. Tampoco puede hacerse uso de él para justificar algún tipo de gasto, ya que su peso en el presupuesto es prácticamente nulo. En la ley que impera, no produce ganancia, no vale la pena sostenerlo. Y quien genera algo así, no puede ser más que una personalidad arrogante, que pretende enfrentar a la sociedad, yendo contra la corriente y quitándoles a los mejores, la posibilidad de lucirse y recibir premios, medallas y distinciones que muestren su nivel cultural y su derecho a prestigiarse, colocándose por encima de la gente común.»
Algunas risas, porque la diversión no puede estar ausente cuando se ponen de relevancia ciertas contradicciones, donde la ironía y el absurdo suelen ser más reveladores que complejas ecuaciones lógicas, la charla se prolongó más de lo habitual, quedando la convicción de que con altibajos, con una pizca de discriminación a modo de condimento, pero fieles a los principios, siguen las reuniones del Tarumá Literario.

Comentarios

comments

Compartir