Usurparon un campo en Pico de Oro y en el desalojo fue preso el abogado

0
Compartir

El 11 de corriente mes el dirigente social Juan Grabois, líder del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), aseguró que «hay una oleada de toma de tierras que se va a profundizar» porque «la gente no va a querer seguir viviendo hacinada con el coronavirus dando vueltas», y aclaró que la ocupación ilegal de terrenos no solo se produce en el conurbano bonaerense sino también en el interior del país.
En la otra vereda se prepara Sergio Berni con su policía de la Provincia de Buenos Aires. El Ministro de Seguridad bonaerense se muestra con videos en la redes sociales como el hombre más operativo que tiene el país y el más preparado para darle batalla a la inseguridad y porque no las tomas de tierra. Ayer la batalla se dio en Pico de Oro cuando unas 200 personas tomaron un descampado ubicado en Paysandú entre Holmberg y la calle 645 A.

 


Fuentes de la Estación de Policía de Florencio Varela informaron que el hecho fue caratulado, por la UFI 2, como Usurpación. Hasta el lugar llegó un grupo de 200 personas aproximadamente que ingresaron y comenzaron a delimitar con cintas de peligro el predio. Mientras esto sucedía se hizo presente la policía con el Comando de Patrullas y UPPL. Los uniformados ingresaron al predio formando un cordón policial y en presencia de 2 testigos, se entabló un diálogo con los okupas, quienes se hallaban representados por el abogado «El Negro Soares» miembro de la Gremial de Abogados.

 

 

Asi las cosas Soares se hallaba junto a una mujer que se identificó también como abogada. Las fuentes indicaron que lejos de deponer su actitud, en primera instancia se comenzó a extraer las cintas y palos que fueron utilizados para delimitar el lugar como así también la incautación de machetes, palas, martillos, permaneciendo las personas dentro del predio. Al buscar entablar un nuevo dialogo y mostrándose reticentes a retirarse del lugar, los uniformados formaron nuevamente un cordón para avanzar contra los okupas. La batalla del descampado de Pico de Oro estalló con el arrojo de golpes hacia los de azul. Rápidamente lograron reducir y aprehender a un total de 11 mayores y 2 menores, entre ellos el letrado Soares, mientras que el resto de las personas comenzaron a correr y arrojar piedras con intenciones de liberar a los aprehendidos, por lo que el grupo de choque policial comenzó a disparar con escopetas, hasta lograr que los okupas se retiraran del predio.
Los aprehendidos fueron trasladados a la comisaría primera donde se hicieron presentes integrantes de una organización social con banderas y bombos para reclamar la libertad de los aprehendidos. Al caer la tarde la justicia ordenó la libertad de los aprehendidos tras imputarlos en una causa por usurpación de propiedad privada y resistencia a la autoridad.

 

Comentarios

comments

Compartir