Vandalizaron el altar de la Capilla del Cementerio municipal de Varela

0
Compartir

Hace un mes fue el turno de la Escuela Nº 17 del barrio Don Orione de Florencio Varela. La destruyeron. Hoy el vandalismo se hace presente, nada más ni nada menos, que en el altar de la Capilla del Cementerio Municipal varelense. Alli donde se genera la última despedida. Donde el difunto recibe la misa de responso. Donde todos se invocan a Dios pidiendo el descanso eterno y en Paz. Alli, ingresaron los vándalos, impunemente, sin que nadie se diera cuenta, hecho que debe llamar a la reflexión de las autoridades, para prender fuego el altar ante la no existencia de objetos del valor.
Este caso, como tantos otros, habrá de quedar impune. Lo firmamos ya. Los investigadores locales no tienen GPS del delito. Por más observatorio que se haya armado, por más reuniónes y cafes que tomen, para elaborar medidas y comunicados que nada habrán de decir. No habrá detenidos, no habrá sospechosos, no habrán pistas para llegar a los bárbaros autores. Nunca hay pistas, sospechosos, detenidos para esclarecer ilícitos contra la cosa pública. ¿No es llamativo?

camenterio-1 cementerio-2
Hace un mes sucedieron los hechos en la Escuela 17. La comisaría tercera, con su nuevo comisario, que era el segundo hasta que sacaron al primero y lo pusieron en la primera, no pudo encontrar ni un fósforo de prueba, pues en el colegio también hubo fuego. Lo mismo sucede con el cementerio municipal. Más allá de que el hecho no haya trascendido, se pudo conocer por denuncias de los vecinos. El vandalismo fue descubierto el sábado pasado. En horas de la madrugada los vándalos saltaron un alambrado perimetral y fueron a la Capilla. Para algunos, con las cabezas quemadas por las drogas, en una Capilla hay ofrendas de la gente. Ofrendas que se traducen a dinero. Pero en la Capilla del Cementerio Municipal no hay ofrendas. Por eso de las cabezas quemadas. Ingresaron y como no hallaron elementos de valor, para poder reducir en alguna compra-venta (no son inspeccionadas al igual que las ferias, donde se ofrecen mercaderías de dudosa procedencia) destrozaron el altar a golpes y no conformes con ello lo incendiaron. Claro que el fuego solo afectó un pequeño sector.
El cementerio no tiene vigilancia policial de noche. No tiene gendarmes, no tiene guardias comunales: Estos vigilan la UOCRA las 24 hs. Una frase hecha para cerrar: “La policía de Varela busca a los autores…”

Comentarios

comments

Compartir