Vive en la calle desde hace 4 meses, cuando tiene su familia en Pico de Oro

0
Compartir

Julio Saucedo, familiar lejano del boxeador, según dice, está viviendo en Eva Perón y Virgen de Itatí, en
el barrio La Colorada. Una historia de vida a la intemperie por una pelea con la mujer que dice aún amar.

La foto exhibe todo lo que tiene en ésta vida: Lo puesto, un colchón, dos o tres frazadas, una muda de ropa y el perro callejero que lo acompaña. Así vive Julio Saucedo (67) desde hace 4 meses, cuando salió de su casa, tras sostener una discusión con la mujer que aun, según sus palabras, dice amar. Y con esa mujer tuvo 5 hijos, 4 mujeres y un varón, de los cuáles solo el último se aceró a verlo y es quien cobraría su jubilación por cajero.
Esquina de Eva Perón y Virgen de Itatí. Allí funcionó una estación de servicio. Hoy es un local abandonado, tras su cierre ocurrido hace mas de 6 años. Y ahi está Saucedo. Tirado en el colchón, todo el día, viendo el tránsito pasar por las veloz avenida.
“Fui de todo en mi vida. Fui panadero, trabaje en la municipalidad de Lomas de Zamora. Trabaje en muchos lugares como sereno”, dice Julio Saucedo.
Su rostro se ve con un bronceado poco particular para esta época del año. Es por el sol que da en su cara a lo largo de las largas (valga la redundancia) horas que pasa tirado en el colchón mirando al barrio de donde salio hace 4 meses: Pico de Oro.
“Estoy jubilado y la jubilación la debe estar cobrando mi hijo, que tiene mi documento y saca por cajero”
-¿Por qué esta en este lugar?
-Porque yo me enojé con mi señora. La culpa no era mía. Mi nieto me contestó mal y para no pegarle discutimos. Como no nos arreglamos, me fui de la casa. Así como estaba vestido me fui. Y acá me dieron cosas los vecinos.
Saucedo dice que se gana la vida haciendole mandados a los vecinos del barrio, los que le dan alimentos.
-¿No lo vino a buscar nadie de su familia?
-Una vez vino mi hijo a buscarme. Me dijo que regresara que me iba a hacer una pieza. Pero no quise.
Cuenta que su hijo es un mecánico y que además se gana la vida de changas. También relata que hace dos meses lo visitaron agentes de Desarrollo Social y lo censaron. “Pero no me trajeron nada. Le di mi número de documento (lo menciona) para que hagan los papeles, pero no volvieron”, recuerda este hombre que habla pausadamente.
Refiere haber sido entrevistado por la policía para conocer qué hacia en el lugar. “Si estoy durmiendo en el colchón no es difícil darse cuenta que vivo acá” resalta y relata que una noche lo asaltaron y lo golpearon en el pecho. “Todavía me duele, me pegaron con un martillo. Me robaron la campera”, recuerda con amargura.
El barrio es solidario. Lo asisten para bañarse y comer algo. También la Parroquia Virgen de Itatí le abre sus puertas. Está enfrente. Admite estar triste por lo que está pasando. “La vida es triste porque yo todavía quiero a Juana Balbin Cáceres. Pero no quiero volver. Si voy, no quiero hablar con Juana. La quiero, pero estoy enojado. La quiero desde los 16 años, cuando nos conocimos. Ella es correntina y yo de Santa Fe. Nos queremos, pero estoy peleado”
Ahi está Julio Saucedo. “Yo soy pariente del padre del boxeador. Mi papá era primo de Daniel Saucedo, el padre del Fernando, el boxeador”
El vendedor de tortilla es la compañía de Julio Saucedo. Una tarde más que cae para dar paso a la fría noche. Ya ha pasado casi lo peor. El invierno no lo ha afectado con algún estado gripal. Pero no está a salvo. A no más de 15 cuadras está su casa, según sostiene, sin dar dirección. “No quiero que vayan a verla a Juana, se va a enojar más conmigo” cierra, antes de regresar al colchón.

Comentarios

comments

Compartir