“Vivimos a expensas de 10 o 15 drogadíctos o borrachos” (Humor Político)

84
0
Compartir

Pensar que cuando nosotros éramos chicos nos gustaban; Palito Ortega, Piero, (Curiosidades de la vida: Ahora Piero es uno de mis mejores amigos) Sandro, o Leonardo Favio. A mi me gustaba Leonardo Favio. Hasta los 16 años, después comprendí que todo era un negocio, la birra, los fasos, la remerita en fin, lo que estaba de moda en aquella época.
Ahora todo cambió (¿Todo cambió?). Uno de los dos muertos del recital del Indio Solari tenía 42 años. Digo yo, 42 años y no se había dado cuenta que todo es un negocio o si, se había dado cuenta y él era parte del negocio. A esta altura conviene hacer una salvedad: No justifico la muerte de nadie, este pobre hombre que murió, seguramente tenía familia, una mujer y uno o varios hijos que lo esperaban. No importa si murió de un paro cardíaco o murió aplastado, murió.
Murió yendo a ver un recital de Rock, a una edad donde ya no se van a ver recitales de Rock, a menos que se trabaje en ellos (Iluminador, sonidista, etc.).
Claro, seguramente saldrá alguno a decirme; “Vos no vas a ver recitales”. Si, voy, pero voy al Ópera o al Luna Park donde una entrada no sale 800.- pesos y no tenés que hacer 200 o mas kms. Para llegar.
Cuando dije todo esto en la De Vido, todos se rieron, la Colo me dijo. – ¿Vos nunca fuiste a ver a los “Redonditos de Ricota”? – No. – Le contesté. – Pero fui a ver a Soledad y el Chaqueño Palavecino. – Ah! Claro! Me olvidaba que a vos te gusta el folklore. – Dijo, sin inmutarse. – Yo veo por televisión. – Le contesté. – En el canal Arpegio, que hay 30 o 40 mil personas escuchando a Beethoven, Mozart o Strauss, sentaditos, en silencio y escuchando. – ¿Quienes son esos? – Preguntó el Corcho, mate en mano. – Le tuve que explicar quienes eran Beethoven, Mozart y Strauss y además le aclaré que ni los grandes partidos políticos hoy hacen ya manifestaciones con tanta gente simplemente porque no hay seguridad, vivimos a expensas de 10 o 15 drogadictos o borrachos que cuando alguien les paga un mango para que se compren merca y estropeen un acto, ellos entran en acción. – Eso no pasó en la misa del Indio. – Trató de explicar la Colo. – ¿No? ¿Y entonces que es lo que pasó? – Preguntó Casimba, insidiosamente. – En eso llegó la Turca. (Siempre tarde) Abrió la puerta y dijo. – Traigo noticias fresquísimas, lo escuché por la radio, los dos muertos del recital del Indio no murieron aplastados.

EL CHOLO

Comentarios

comments

Compartir