Volvieron a los entrenamientos a pesar de las lluvias

0
Compartir

Por Guido Cichello

 

Con el objetivo de llegar de la mejor manera al partido del sábado a las 15.30 ante Central Córdoba, el plantel se entrenó bajo la lluvia y Mariano Soso va dándole forma al posible equipo.

 

 

 

 

No hay tiempo que perder, el equipo necesita conseguir buenos resultados y el predio de Bosques está a la altura de las circunstancias para no perder días de trabajo. Ayer, a pesar de la lluvia, el plantel trabajó con normalidad en una de las canchas del complejo, que en total tiene 4. Cuando Defensa compró el predio, sólo había una, con el paso del tiempo y el crecimiento, ya son 4 las alternativas que tiene el fútbol profesional para trabajar en el día a día. Son muy pocos los clubes de Primera División que se pueden dar ese lujo. Hoy

 

Defensa tiene uno de los mejores espacios deportivos de nuestro fútbol, algo que se traduce al gran momento institucional que atraviesa Defensa, con la clasificación a la Copa Libertadores.

 

Aún es prematuro hablar de un posible once, cuando restan varios días de trabajo para éste importante partido. La idea del entrenador es no variar mucho los nombres, sobre todo en la zona media y en la defensa. Allí irían los mismos, pero es factible que arriba, pueda ingresar Bautista Merlini en lugar del lesionado Nery Cardozo. La otra alternativa es Alexis Castro, pero éste tampoco tuvo buenos rendimientos. La idea es poner un volante más, sumandos a Raúl Loaiza y Diego Rodríguez, para tener más contención pero también vocación ofensiva. Merlini por la izquierda, puede ocupar esa posición, más como interno que extremo. A partir de ahí los posibles once que el sábado jugarán a las 15.30 bajo el calor en Santiago del Estero podrían ser: Ezequiel Unsain en el arco; Julio Gonzalez como lateral derecho, Juan Rodríguez y David Martínez serán los centrales y Rafael Delgado el marcador de punta izquierdo. En la zona central, los mencionados Loaiza  y Torito Rodríguez, junto con Merlini. Arriba, por derecha Nicolás Maná, por izquierda Ignacio Aliseda y como único delantero centro, Nicolás Fernández. Físicamente será un partido muy exigente, y eso lo tendrá que tener presente Soso. Habrá que dosificar la energía y tener futbolistas resistentes a la temperatura. No es verano, pero allí el clima es caluroso y pesado. El estado del campo de juego tampoco es óptimo, favoreciendo el juego de fricción y lucha del rival. Por su parte Central Córdoba, que viene de ascender desde el Nacional B, viene realizando una campaña irregular. Arrancó bien pero se cayó en las últimas fechas. Viene de perder 1 a 0 en su visita a Lanús, hecho que lo complicó con los promedios del descenso. Antes había empatado sin goles contra Racing de local, por la tercera fecha había conseguido, otro buen empate 1 a 1 en Córdoba ante Talleres y en las primeras dos jornadas, le ganó en su estadio a Atlético de Tucumán y había debutado en la derrota en Rosario por 2 a 0 contra Newell´s. Para ellos es una verdadera final, de local están obligados a conseguir los tres puntos, pensando en engrosar el promedio del descenso. Para el Halcón también es una verdadera final, el equipo de Mariano Soso no tiene mucho margen de error, en un equipo que deambula en la irregularidad del rendimiento colectivo e individual y que necesita resultados para llevar tranquilidad, pensando no sólo en la actual Superliga sino sobre todo, en lo que viene, la Copa Libertadores de América. Para dicha competencia llegarán varios refuerzos, algunos, muy ligados a la historia reciente del club. Aún restan varios meses, pero la dirigencia, ante el bajo rendimiento en algunos puestos claves del campo, ya se ha puesto a trabajar para solucionar, en diciembre, esas falencias que tiene el equipo.

Comentarios

comments

Compartir