Ya se compactaron más de 590 autos en Florencio Varela de un total de 1500

0
Compartir

El mandatario comunal -Andrés Watson- examinó ayer el proceso para compactar automóviles incautados por la Dirección General de Guardia Comunal -debido a infracciones de tránsito- que no fueron retirados por sus titulares y los automotores secuestrados por permanecer abandonados en la vía pública.
La máxima autoridad del distrito recorrió el predio -ubicado sobre la Avenida Cariboni en el barrio La Antena- donde dialogó con el personal a cargo de la tarea sobre el desarrollo de una iniciativa que requirió un trabajo inter-áreas.
“El municipio ratificó su compromiso con la higiene, la regularización y el ordenamiento vial. Hasta el momento, la maquinaria convirtió más de 590 móviles en paquetes con un peso cercano a la media tonelada”, afirmó Watson quien requirió una solución para los rodados que generaban diversos perjuicios a la ciudadanía: el peligro latente de ocasionar accidentes viales, cuestiones vinculadas tanto a la seguridad como a la higiene de la zona sin olvidar su acumulación en un depósito durante muchos años tras ser remitidos durante operativos de control vehicular.
Tras la directiva del Intendente, el área de Seguridad junto a los Juzgados de Faltas radicados certificó la adhesión al Programa Nacional de Compactación (ProNaCom). “Reactivamos un proyecto que atravesó varias etapas hasta su implementación. Cumplimos con todas las exigencias legales y las normas ambientales para brindar una respuesta a la comunidad que planteaba inquietudes respecto a la limpieza o la seguridad en el predio”, describió Roberto Marcelo Tucci, a cargo de la mencionada cartera.

El Operativo
El procedimiento resultó el primero en el partido. Estipularon una demora de 45 días aproximadamente para su culminación. En ese lapso, pautaron la reducción cinco mil motocicletas más mil quinientos autos. El proceso respetó la legislación vigente e incluyó los recaudos imprescindibles para resguardar el medioambiente. De ese modo, evitó un eventual daño ecológico.
“Resolvimos una problemática crónica. En primera instancia, respondimos satisfactoriamente a una demanda permanente formulada por los vecinos de la zona: eliminamos un foco de suciedad y contaminación. En simultáneo, solucionamos un inconveniente jurídico respecto al plazo para deponer los vehículos”, detalló Víctor Elías, integrante de la fuerza responsable de la operación.
Además, existió un período de fiscalización para verificar los objetos que ingresaron a la máquina más el correspondiente cálculo del pesaje que permitió inspeccionar con claridad cada fase junto a la empresa adjudicada por la gobernación nacional, a través de su cartera de seguridad.
El resultado económico fue destinado a una entidad del distrito cuya designación ocurrió mediante una ordenanza municipal y la pertinente aprobación del Honorable Concejo Deliberante de Florencio Varela.
“La rúbrica del convenio necesitaba la designación de una institución donde asignar la recaudación. Resultó beneficiada PROFACADI por su labor con personas con discapacidad: cada tonelada compactada representó una suma de dinero específica para el establecimiento”, explicó Watson.
Los residuos fueron sometidos a un tratamiento especial durante la compactación. El material resultante fue derivado a una compañía encargada de reciclarlo y evaluar su reutilización.
“Cerramos un círculo: el municipio redujo la contaminación, erradicó rodados que generaban un perjuicio en la comunidad y colaboró con una prestigiosa asociación civil de larga trayectoria para prolongar su trabajo en el tiempo”, reflexionó el jefe comunal.

Comentarios

comments

Compartir
-- Publicidad 26 | Loop Single --